Un logro muy trabajado



Diego Lo Tartaro*

Tras 20 años de negociaciones se anunció el acuerdo de asociación estratégica Mercosur-Unión Europea, el mismo genera una muy esperanzadora plataforma para el crecimiento sostenido de nuestra economía, siempre y cuando el mismo se instrumente con prudencia, equilibrio e inteligencia, dada la complejidad de homogeneizar economías y procesos industriales profundamente diferentes, al igual que regímenes impositivos, laborales y financieros de crédito.

Paralelamente se imponen reformas de fondo en nuestra estructura y pensamiento económico, ya que el mismo solo será exitoso en la medida que hagamos un giro de 180° en lo que desde hace décadas practicamos con desastrosos resultados que se corporiza en las recurrentes crisis económicas sufridas y aun subsistentes.

¿Qué significa esto? Que deberemos encarar una urgente y profunda reestructuración de todo nuestro régimen impositivo, que modifiquemos y aggiornemos sustancialmente nuestra legislación laboral, que reestructuremos y racionalicemos toda nuestra administración estatal nacional, provincial y municipal y que como condición sine qua non logremos un equilibrio fiscal, también que reestructuremos nuestro sistema bancario-financiero adaptándolo a las circunstancias y características que el mundo desarrollado impone y ofrece, ya que deberemos competir con países que tienen tasas de interés que en algunos casos se aproximan al 2% y 3%.

Esto significa también volver a los bancos locales que saben atender las necesidades de sus clientes, sin lugar a dudas deberemos considerar de forma perentoria el desarrollo de mercados de capitales regionales (léase bolsas regionales en lugares estratégicos de nuestra geografía económica y no política).

Esto nos permitirá un expansión rápida y sostenida de nuestras empresas regionales dando, permitiendo y ampliando el conocimientos a nivel nacional e internacional de las mismas; ello les facilitará el acceso a fuentes de financiamiento extra bancario más conveniente y económico dada la diversidad de medios y formas de financiamiento que los mercados bursátiles ofrecen. Por otra parte fomentan el ahorro local en empresas locales, ya que sus títulos se cotizaran en las bolsas locales.

En definitiva esta es la forma más segura e idónea para que las economías regionales tengan un crecimiento sostenido y permanente en el tiempo.

Básicamente este acuerdo crea un mercado de bienes y servicios de 800 millones de consumidores y casi una cuarta parte del PBI del mundo. Si llegamos a comprender el alcance de esto y lo encaramos con un verdadero sentido de economía de mercado, lograremos éxito; de lo contrario no solo estaremos perdiendo una oportunidad histórica, sino que, por el contrario, destruiremos diferentes sectores de nuestra economía.

El desafío esta lanzado en nosotros esta su concreción exitosa.


Comentarios


Un logro muy trabajado