Un ministerio de Neuquén abrió sus puertas a los perros y dio grandes resultados

Los animalitos deambulan libres por los despachos y, dicen, ayudan al clima laboral. La ministra Sofía Sanucci declaró el año pasado al área de Niñez, Adolescencia y Juventud como “Oficina Amigable para Animales no Humanos”.



Las mascotas son bienvenidas en esta oficina. Los callejeros, también. Foto: Florencia Salto.

Las mascotas son bienvenidas en esta oficina. Los callejeros, también. Foto: Florencia Salto.

Al entrar en las oficinas de la ex U9, donde hoy funciona el Ministerio de Niñez, Adolescencia y Juventud de Neuquén, se observa un escenario un poco inusual. No solo hay empleados que caminan entre los pasillos. También se desenvuelven de acá para allá, casi con más soltura, los perros de los oficinistas.

Es que en noviembre del año pasado, la ministra Sofía Sanucci firmó una resolución para que la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Juventud se declare “Oficina Amigable para Animales no Humanos”.

"La presencia de animales en los ámbitos de trabajo ayuda a los trabajadores a disminuir los niveles de estrés experimentados durante el día, aumentar la productividad, fomentar la responsabilidad en las funciones laborales y mejorar las relaciones interpersonales", reza el documento.

Los empleados que allí trabajan concuerdan totalmente. "Ayuda a descontracturar los ritmos de trabajo y las jerarquías", comenta Alonso y sus compañeros le dan la razón. "Mejora el rendimiento laboral", añade Victoria mientras mira a su perra Roma.

Las mascotas acompañan las jornadas laborales de sus dueños. Foto: Florencia Salto.

Y es que "si ves a un perro de inmediato te sale una sonrisa", enfatiza Analía Gonzalez, prensa del ministerio. Claro que sólo ocurre si te gustan los animales, cosa en la que los 80 trabajadores de la secretaría parecen coincidir. "Si no les gustan, no lo han dicho", señala Fernanda entre risas y el resto de sus compañeros la acompañan.

"Cada uno limpia lo que hace su mascota", aclara Victoria. Ella lo sabe muy bien, pues Roma marca cada escritorio si se descuidan. Según comentaron, estos animales no causan mucho más alboroto.

Una idea para replicar

Analía González, del área de prensa del ministerio, explicó que Niñez, Adolescencia y Juventud fue el primero en tomar la iniciativa, pero señaló que la idea es poder extenderla hacia el resto de las áreas.

Al estilo de algunas empresas que comienzan a modernizar sus jornadas laborales, en las que sus empleados pueden tomarse pequeñas siestas para volver recargados a continuar con el trabajo, la iniciativa busca mejorar el rendimiento y el clima entre los empleados. González resalta que tras algunas horas intensas de trabajo, salir a tomar aire fresco con tu perro oxigena las ideas para volver a concentrarse y desarrollar bien las tareas.

Nadie se queja de los animalitos, aseguran. Foto: Florencia Salto.

La resolución bien lo indica: "al compartir el ambiente laboral con animales no humanos y personas se produce un aumento evidente en beneficios emocionales y sociales, aportando al tratamiento de una amplia gama de afecciones físicas y afectivas".

Según explicaron los empleados de la secretaría, la idea de llevar a las mascotas a las oficinas surgió luego de que Andrea Ferracioli, pionera de la iniciativa en la dependencia de la dirección provincial de Capacitación y Formación del Recurso Humano, visitara a la ministra Sanucci.

Además de los perros de los trabajadores, se intenta motivar el cuidado de los callejeros, que en ocasiones también visitan las instalaciones del ministerio.


Comentarios


Un ministerio de Neuquén abrió sus puertas a los perros y dio grandes resultados