Un muerto y un herido tras una persecución policial

Cinco delincuentes ingresaron a un banco de Córdoba, tomaron un rehén y diez mil pesos de una caja. Los vio un policía de civil. Hubo un tiroteo y una persecución. Uno de los ladrones quedó herido y sus cómplices lo abandonaron. Estos cambiaron tres veces de vehículo y no fueron atrapados. Mientras tanto, los policías se cruzaron con otros delincuentes que habían robado en una vivienda. Uno de ellos resultó muerto en el enfrentamiento.

CORDOBA (DyN).- Un frustrado intento de asalto a una sucursal del Banco Galicia de Córdoba derivó ayer en un intenso tiroteo con la policía, que obligó a los ladrones a huir del lugar, tras lo cual se desencadenó una persecución que dejó como saldo la detención de uno de los delincuentes, y la muerte de otro hombre, que habría sido sorprendido casualmente por las mismas brigadas en el momento en que salía de robar una vivienda.

El monto del asalto ascendería a solo diez mil pesos, que era el dinero que los delincuentes encontraron en las cajas de atención al público. Los hechos comenzaron ayer a la mañana cuando cinco ladrones ingresaron a la sucursal del Banco Galicia situada en avenida Sabatini y Tancacha, en el barrio Empalme de esta capital.

Allí, según versiones coincidentes de la policía y testigos, el guardia que se encontraba en la puerta fue golpeado y uno de los clientes tomado como rehén.

Los delincuentes fueron sorprendidos por un policía que pasaba casualmente por el lugar en su auto y percibió movimientos extraños en el interior del local.

Cuando el efectivo dio la voz de alto, comenzó un intenso intercambio de disparos. Como saldo de este tiroteo los siete grandes cristales del local quedaron destrozados, el Renault 12, y otros seis vehículos estacionados sobre la avenida atravesados a balazos, en tanto que, milagrosamente, no se produjeron heridos, ya que se trata de una zona muy concurrida.

El tiroteo obligó a los delincuentes a huir a bordo de una Renault Trafic y detrás suyo partieron brigadas policiales a bordo de patrulleros.

En medio de la espectacular persecución, los ladrones cambiaron al menos tres veces de vehículo, pasando primero a un Peugeot 504, luego a un Peugeot 306 y a una Chevrolet Combo, que le robaron a su propietario cuando circulaba por un barrio. La policía habría hallado abandonado el Peugeot 306 y en su interior habría encontrado una granada de mano sobre uno de los asientos, según trascendió.

Durante uno de los cambios de vehículo, uno de los delincuentes fue abandonado herido en la calle por sus secuaces y detenido por la policía, informaron fuentes de la fuerza.

Posteriormente, al llegar a la calle Tristán Narvaja, del barrio San Vicente, una de las brigadas se topó casualmente con tres individuos con quienes intercambió disparos, informó la fuerza.

Una de esas tres personas resultó muerta y, aunque en principio la policía estimó que se trataba de uno de los asaltantes del banco, luego el jefe de Inteligencia Criminal de la fuerza, comisario José Valdéz, aclaró que esto no era así.

Precisó que había existido una confusión y que se trataba en realidad de un ladrón que habría sido sorprendido cuando salía, junto a dos cómplices, de asaltar una vivienda de la zona.

Desde allí las brigadas policiales siguieron adelante con la persecución, que hasta anoche no había tenido resultados positivos. El comisario Gustavo Moyano indicó que en uno de los vehículos abandonados fueron halladas manchas de sangre y dos pistolas 9 milímetros y cápsulas servidas, a la vez que confirmó que eran cinco los delincuentes que ingresaron al banco.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios