Un museo que busca su lugar

El Museo Tello deberá mudarse, pero aún no tiene un espacio definitivo.

Marcelo Ochoa

VIEDMA (AV).- La decisión política de mudar el Museo Tello viene sumando fojas al destino incierto que acarrean en lo inmediato 5.000 piezas en guarda y algunas con 12.600 años de antigüedad. Representan un valor incalculable y un único testimonio del poblamiento de la Patagonia.

Los restos culturales están compuestos por puntas de flecha, boleadoras, utensilios, fragmentos de morteros o motivos geométricos grabados en cáscaras de huevos de choiques; que fueron recogidos de 80 sitios de interés arqueológicos ubicados en Río Negro.

“No existe otra institución como esta que pueda contar la historia de la provincia y la Patagonia, e implica una cuestión de identidad también para el presente”, afirmaron la investigadora Antonia Peronja y la coordinadora del Plan Pedagógico, Cecilia Palma, de esa institución.

Agregaron que “todavía no sabemos hacia donde iremos a parar, pero vemos que se necesita de una discusión seria, en función de las necesidades que tiene una institución de estas características”.

No pueden continuar desarrollando actividades en ese céntrico sitio, frente a la plaza San Martín, ya que existe de por medio un reclamo del intendente Jorge Ferreira. Pidió la devolución del edificio, con la intención de mudar su despacho el 22 de abril próximo en el marco de los homenajes por el 231º aniversario de la capital rionegrina.

El subsecretario de Cultura de la Provincia, Armando Gentili, dio cuenta de los inconvenientes surgidos para conseguir otro edificio dado que se requieren instalaciones adecuadas para albergar las piezas.

La institución alberga 5.000 piezas y algunas con 12.600 años de antigüedad. Su valor histórico es incalculable.


Comentarios


Un museo que busca su lugar