Un nuevo frente con su vecina Guyana



Como si el desabastecimiento de productos básicos, su enfrentamiento cada vez más radical con la oposición y las sanciones impuestas por la Casa Blanca –por considerar a Venezuela una “amenaza a la seguridad nacional”– no fueran suficientes, el presidente Nicolás Maduro podría sumar un nuevo frente de conflicto para su gobierno. La disputa que mantiene con la vecina Guyana por la exploración petrolera en una zona marítima que Caracas reclama como suya, amenaza ahora con llegar a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. A juicio de los analistas venezolanos, se trata de un escenario que “no le conviene para nada” al país. Las tensiones entre Caracas y Georgetown se encendieron luego de que este mes la compañía petrolera estadounidense Exxon Mobil –con acuerdo del gobierno de Guyana– iniciara sus operaciones de extracción en aguas del campo Bloque Stabroek, que se encuentra en la cuenca entre Guyana y Surinam, reconocida por el Servicio Geológico de EE.UU. como la segunda mayor área del mundo con petróleo sin explorar. A través de un comunicado, la Cancillería de Guyana le exigió a Venezuela que “desista de interferir” en sus esfuerzos de exploración petrolífera. La advertencia tuvo lugar después de que el Ministerio de RR.EE. de Venezuela expresara su oposición al envío de equipamiento para la exploración petrolífera en aguas que considera de su territorio.


Comentarios


Un nuevo frente con su vecina Guyana