Un regreso emotivo sin golpes bajos



La tevé abierta sumó el martes a su renovada grilla de octubre la vuelta de Gastón Pauls al formato periodístico-documental a través de Telefé, con un espacio ahora titulado "Humanos en el camino".

Haciendo hincapié en lo emotivo, la primera emisión de "Humanos en el camino", el ciclo que el martes pasado estrenó Gastón Pauls retrató sin caer en golpes bajos y resaltando aspectos positivos, a un grupo de personas con síndrome de down de la localidad bonaerense de Pergamino que encontraron en la actuación un motor para vivir y desarro

llarse.

Con un formato muy similar a su antecesor "Ser urbano" (relato en primera persona, voz en off), el conductor encaró una temática delicada desde la sensibilidad que lo distingue y resaltando la simpleza, la ternura y la alegría de este grupo de actores especiales reunidos en el Grupo de Actores Especiales (GAE).

En el primer programa de la productora Rosstoc que el actor armó con Alejandro Suaya, Pauls supo ser más protagonista (dio sus impresiones y sensaciones) y, además de entrevistar a muchos de los jóvenes en su auto, en la calle, en el teatro o en sus casas, terminó participando de los ensayos y finalmente de la obra, el momento más emotivo del programa.

Uno de ellos mostró su capacidad como cantante en una versión del tango "Garganta con arena", otro de ellos se animó a definir al amor como "algo que se siente en nuestro cuerpo", y un tercero dijo con tristeza que "me gustaría haber sido alguien en la vida".

En el transcurso del programa, Pauls se rió, se emocionó, jugó, charló y actuó con este grupo de actores especiales y por un día se integró con naturalidad a su peculiar universo, aunque como bien dice él al finalizar el programa: "esta historia como todas, tiene un final".

Tal vez, en su búsqueda personal de encontrarse con humanos con realidades diferentes y su capacidad de sacarles lo más parecido a lo que son, sea el yeite de este envío, que abandona el mundo marginal y el dolor para mostrar que también pueden ser noticia las historias cotidianas que no todos pueden ver. (Télam)


Comentarios


Un regreso emotivo sin golpes bajos