Un sol de primavera acompaña la Fiesta de la Nieve en Bariloche

En el Centro Cívico los turistas pudieron pasear y divertirse, y los residentes sintieron la alegría del regreso masivo de visitantes. La celebración continúa hoy a partir del mediodía.

La segunda jornada de la 50° Fiesta Nacional de la Nieve convocó a cientos de personas ayer en la plaza principal de Bariloche, que lució engalanada con decoración alusiva, pero con un sol a pleno y temperaturas más propias de la primavera.

Desde temprano el escenario principal recibió a una variada grilla de artistas locales y el público se mostró participativo, especialmente con las propuestas más bailables. También hubo actividad en el escenario alternativo que se montó en el teatro La Baita, donde ayer a la noche estaban anunciadas las actuaciones de Anahí Mariluan y el ensamble orquesta de la Filarmónica de Río Negro.

Los amantes de la música académica también tuvieron ayer un momento especial para ellos en la iglesia Catedral, a partir de las 17, donde se presentaron la Camerata Juvenil Municipal, el Coro de Cámara y el Ensamble de Vientos de la escuela La Llave.

La afluencia hacia el Centro Cívico fue constante desde el mediodía, cuando entre el público hubo una alta proporción de residentes en Bariloche. Un funcionario dijo que los turistas “eligen pasear durante el día y se acercan a la fiesta a la noche”.

Desde el mediodía las bandas locales son parte del atractivo de la Fiesta de la Nieve. Foto: Marcelo Martinez

Todas las actividades son gratuitas, pero el municipio puso un estricto sistema de ingreso, con entrada previa, pulsera habilitante y turnos de 90 minutos. Alrededor de las 17 ya no había cupos disponibles para ese horario y el siguiente, de modo que sólo era posible reservar para después de las 20.

El aforo acordado fue de 600 personas, pensado para permitir que la gente se desplace con soltura por la plaza. Algunos aprovecharon las propuestas gastronómicas, otros visitaron stands (como el de una editorial local y el de Turismo de Río Negro) y otros se congregaron cerca del escenario para escuchar a los músicos.

En el predio de la fiesta hay puestos gastronómicos y de cervecerías artesanales. Foto: Marcelo Martinez

También los más chiquitos hicieron cola para ingresar al llamado “laberinto de nieve” y para patinar un rato en la pista “de hielo”, aunque en ningún caso hubo esperas superiores a los 15 minutos.

Lourdes y Maximiliano, dos de los jóvenes encargados de la pista, dijeron que “los chicos disfrutan mucho” y que entre el viernes y el sábado habían registrado más de 1.000 ingresos. La pista es en realidad una superficie de plástico, muy lisa, de unos 25 metros por 10, sobre la que distribuyen de a ratos nieve artificial.

Mientras miraba patinar a su nieta, Blanca Salgado, del barrio Omega, dijo que la Fiesta de la Nieve “es una gran cosa para la ciudad”. Ella estuvo el viernes a la noche y volvió ayer a la tarde. “Nos alegra un poquito el corazón en medio de esta pandemia”, aseguró.

Muchos padres sacaron fotos también en un banco donde se sentaban los chicos bajo una lluvia de nieve fabricada. Allí Alba y Javier, de Buenos Aires, se esmeraron en retratar a sus dos niños y aseguraron después que Bariloche los recibió muy bien y que la desilusión de encontrar muy poca nieve los obligará a volver.

La plaza del Centro Cívico se colmó ayer por la tarde, con el espectáculo de bandas locales. Foto: Marcelo Martinez

Visitas políticas

El intendente Gustavo Gennuso estuvo desde temprano de recorrida por los principales puntos de interés y a media tarde la gente se arracimó sobre un lateral de la plaza, en la puerta de la intendencia, cuando llegaron también la gobernadora Arabela Carreras y una decena de intendentes de toda la provincia, que fueron invitados por el municipio local.

Carreras se sacó todas las fotos que le pidieron y en declaraciones a la prensa dijo que la temporada trajo un movimiento muy esperado a la ciudad. “Se nota la presencia en restoranes y comercios, pero también se siente la ausencia de turismo extranjero -manifestó-. Por eso estamos trabajando desde la provincia para definir todos los cuidados, aforos y barbijos, y recuperar cuanto antes ese segmento”.

Música y diversión en la 50° edición de la Fiesta de la Nieve. Foto: Marcelo Martinez

Gennuso dijo que no dejaba de ser extraño vivir la Fiesta de la Nieve con un clima tan poco invernal. Pero celebró haber podido hacerla, después de la suspensión obligada el año pasado. “Son pasos que demuestran que estamos vivos y estamos bien -afirmó el intendente-. Venimos aquí a disfrutar a nuestros artistas, que también tuvieron que estar inactivos tanto tiempo. Y es una emoción, porque sabemos el esfuerzo que hay que poner para que esto pase”.

Dijo que la Fiesta es una ocasión para reunirse y disfrutar, pero también “es un aporte de soluciones para nuestra gente que necesita trabajar”.

Pasada las 17 resonaron los bronces y tambores en el rincón oeste de la plaza, donde el grupo Undewande invitó a la gente a sumarse en la corta marcha musical que los depositó en el escenario, ubicado de espaldas al lago. Allí hicieron bailar a todos con su propuesta de sabor cumbiero, que le puso ritmo a la tarde en el Centro Cívico.

Después llegarían Liga Master Free Style (en tiempo de hip hop), la danza contemporánea con DC Bariloche y el cierre a las 20, a cargo de Eric Erbin.

Mañana el programa arranca a las 12 con Fabulosos Rancheros y luego se persentarán Dai Urban, Nano Patada, Golpe Tierra, Los Hienas, Fortune y La Nube Percusión.

En La Baita están anunciados Les Bartulés By Supersaludable a las 15, El ensambe Ventisquero Negro de la orquesta provincial y la compañía de tango Del Otro Lado a las 18 y por último Identidades Rionegrinas, Edgardo Lanfré, Claudio Chehébar y Bariloche Tango Trío desde las 21.

Los niños y niñas disfrutan de la pista de patinaje sobre hielo al aire libre. Foto: Marcelo Martinez

Comentarios


Un sol de primavera acompaña la Fiesta de la Nieve en Bariloche