Una brutal confesión del uso político que se le da a la vacuna

La carta de la asesora Cecilia Nicolini, que trascendió ayer a los medios, muestra con claridad las prioridades que tiene la administración Fernandez a la hora de diagramar su política sanitaria.

El presidente recibiendo vacunas en Ezeiza en medio de un enorme operativo propagandístico oficial..

La carta de la asesora presidencial Cecilia Nicolini muestra con claridad las prioridades que tiene el Gobierno en el combate de esta pandemia, que ya dejó en el país la triste y vergonzosa cifra de más de 102.000 muertos.

“Respondimos siempre haciendo todo lo posible para que Sputnik V sea el mayor éxito, pero nos están dejando con muy pocas opciones para continuar peleando por ustedes y por este proyecto. Y como también mencioné una vez, estamos...poniendo en riesgo nuestro Gobierno”, confesaba en su escrito, casi como una súplica, la joven asesora. ¿De qué proyecto habla?, ¿Qué tipo de riesgo augura?

“Solo le pedimos que tenga los primeros resultados antes del 9 de julio, ya que es una fecha muy importante para nosotros, el Día de la Independencia, lo que es muy significativo”, menciona en otro de sus ruegos Nicolini.

La preocupación del Gobierno no está en los millones de argentinos angustiados por no tener certezas sobre la llegada de la segunda dosis de la vacuna Sputnik. Estamos hablamos de miles de vidas que se pueden seguir perdiendo.

El foco de la carta está puesto en el costo político que significaba la demora de estas dosis de cara a las próximas elecciones. Cruel pero real.

Y si algo faltaba para terminar de entender la hipocresía con la que se maneja la política sanitaria en el país, aparece la intención de relacionar la fecha patria del 9 de Julio con una posible llegada de las segundas dosis al país. Un relato, como tantos otros de este Gobierno, que serviría como argumento para el armado de un acto partidario y así festejar las falsas coincidencias de ambos acontecimientos.

Es difícil digerir tanto cinismo cuando está en juego la salud de los argentinos.


Comentarios


Una brutal confesión del uso político que se le da a la vacuna