Una fiesta, desde las ciudades a los parajes

El anecdotario del sur neuquino resultó positivo. Fue un día sin incidentes



* A votar, como sea. En la apacible Villa Traful, surcada por una jornada radiante, recién sobre el mediodía comenzó a surgir el movimiento eleccionario. Algunos llegaban a caballo y otros en auto, pero sorprendieron los que se acercaron a la Escuela en un móvil llamativo: la camioneta de la delegación policial local.

* Corte de boletas… y de luz. Como si no fuera suficiente el retraso en el escrutiño que provocó en Villa La Angostura el pronunciado corte de boletas, poco después de las 20,30 se cortó la luz en todo el pueblo. El malestar de las autoridades del comicio no se ocultó, y mientras unos iban a ver qué había pasado, otros vigilaban por si aparecía alguna mano negra oportunista.

* A juntar votantes. El aparato electoral del MPN se mostró muy aceitado en San Martín. Más de 60 ómnibus alquilados, combis y vehículos particulares, “peinaron” los barrios llevando a los punteros del MPN y a los votantes, hasta los distintos lugares de sufragio.

* Arduo debut. Los jóvenes que votaron por primera vez mostraron su inexperiencia. En algunos casos las demoras dentro del cuarto oscuro fueron ostensibles. Un muchacho de San Martín que permaneció 11 minutos dentro del cuarto oscuro obligó a las autoridades a golpear la puerta por si tenía algún tipo de inconveniente. “Estoy pensando”, fue la respuesta. Los “primerizos” fueron recibidos con aplausos por las autoridades de mesa y los otros votantes.

* Dicha. Al cierre de esta edición los afiliados y adherentes del MPN en San Martín celebraban en las calles el triunfo de Sergio Schroh como nuevo intendente municipal. Una caravana de autos recorría los distintos barrios para desembocar en la sede partidaria ubicada sobre la avenida Koesler.

* Primero el campo. Al mediodía el porcentaje de votantes que había sufragado en San Martín apenas superó en promedio el 40 por ciento. A esa hora, en las mesas rurales ya había votado la mayoría.


Comentarios


Una fiesta, desde las ciudades a los parajes