Una novela surgida como catarsis personal

Facundo Ranco, mendocino de nacimiento pero neuquino por adopción, presenta su primera novela “Entre cuervos y palomas”, un libro que iba a ser una investigación.



1
#

Petróleo y escritura. “Llega un momento donde me siento un ratito y trato de escribir”.(Foto: Juan José Thomes )

2
#

Facundo Ranco es neuquino por adopción y conjuga su trabajo como petrolero con su amor por las letras.

Tras mucho andar de editorial en editorial se encontró con la Editorial Autores de Argentina que le publicó la primera de las tres novelas que tiene en producción.

Se trata de “Entre cuervos y palomas” una novela que empezó siendo un trabajo de investigación y que le demandó al escritor alrededor de cuatro años de exhaustiva investigación de temas que van desde la física cuántica a la religión.

“El libro surge de una catarsis que me agarró hace un par de años que me llevó una investigación de casi cuatro años en temas como religión, sectarismo, física cuántica. Visité lugares medio cerrados, anduve por asociaciones un poquito extrañas, pero estuvo interesante”.

“Anduve por lugares donde se hace meditación, reiki, estuve estudiando mucho con pastores, con católicos, con evangelistas, estuve con unos amigos musulmanes en Buenos Aires. Desarrollé mucho la idea de la religión y la cultura”, contó a “Río Negro” Facundo Ranco, sobre el surgimiento de su novela.

Y agregó: “La novela se desarrolló en una época en la que, por esas locuras que uno tiene, renuncié a un trabajo que tenía por cansancio y me encontré con el espacio libre ese. Yo trabajo en la industria petrolera desde hace muchos años, más de 20, entonces no tenía el tiempo para escribir”.

Lo cierto es que originalmente “Entre cuervos y palomas” iba a ser un libro de investigación que terminó convirtiéndose en novela a pedido de las editoriales.

“El libro tenía 870 páginas pero cuando salí a las editoriales para ver quien lo quería publicar todas me decían que no y menos un libro de investigación, porque no era un investigador conocido entonces no lo iba a comprar nadie”, rememoró el autor que escribe desde muy pequeño y que admitió que en ese entonces lo hacía muy mal.

“El petróleo no es lo mío, eso ya lo sé, pero es lo que lleva el plato de comida a mi casa, y además es lo que sé hacer”, se sinceró Facundo Ranco, autor de “Entre cuervos y palomas”.

Novelas en espera

“Entre cuervos y palomas” es la primer a novela de Ranco, pero no la única. Es que el neuquino por adopción tiene otros dos libros en camino.

“La que estoy escribiendo ahora, que ya la estoy por terminar, se llama ‘El ocaso de la revolución’, es una de política y me nació el año pasado que estaba todo ese ambiente en la sociedad que se pelean los negros contra lo blancos, digamos”, subrayó Ranco.

Y al mismo tiempo agregó: “La otra se llama ‘Desde la tumba’ que es una historia de una niña que se va a vivir con sus tías, porque los padres sufren un accidente y ella empieza a tener conexiones con una chica de Buenos Aires. La niña sueña lo que a la chica le pasa y así empieza la trama”.

¿Quién es Facundo Ranco?

Nació en Malargüe (Mendoza).

Neuquino por adopción que también, por trabajo vivió en Roca, Rincón de los Sauces y Catriel.

Técnico químico y trabajador de la industria petrolera hace 20 años.

Escritor de toda la vida.

Amante de la literatura clásica. “La literatura me gusta la clásica, lo contemporáneos están muy auspiciados, por eso lo clásico para mí todavía tiene sus cosas para contar”, opinó.

La novela de Ranco tiene gran anclaje en la religión. El autor se define como católico y cree que el catolicismo, como religión y no como institución, es algo bueno.

“La gente conocía más el libro que yo”

La Feria del Libro de Buenos Aires es uno de los eventos de literatura más importante del país. Tener un libro expuesto allí es, para escritores locales, un gran logro. Pero tener un día para firmar libros es, tal vez, un sueño.

“Se dieron un montón de cosas que todavía no puedo lograr comprender. Cuando la editorial me lo publicó me dijeron ‘te lo publico y te lo pongo en la feria del libro’, yo no le creí, pero de repente me dijeron que se estaba vendiendo bien el libro en la feria y me ofrecieron ir a firmar ejemplares, yo me puse blanco”, recordó Ranco sobre la invitación.

Y a propósito del momento concreto el autor contó: “Llegue a Buenos Aires fui hasta la editorial a retirar ejemplares, le pregunto a qué hora era la firma y me responden que ya, así que me fui así como estaba . Lo que me sorprendió es que la gente conocía más el libro que yo”.

“Entre cuervos y palomas”, según el autor, refleja las dicotomías entre “el mal y el bien, entre lo carnal y lo espiritual, entre la vida y la muerte”.

¿Dónde se puede conseguir?

La primera novela de Ranco se puede conseguir en su sitio web: http://autorfacundoranco.com.

También, en Neuquén Capital, se puede adquirir en la librería Abrí Mundos.

El costo del libro, en la página web, es de 349 pesos. Aunque tal como señaló el autor en la librería local se pueden conseguir a un precio un poco más bajo.

Escribir es una catarsis, es una forma de escapar del mundo en el que estás viviendo y en el que estás enredado y poder convertirte en otra clase de persona”.

Facundo Ranco autor de “Entre cuervos y palomas”

Datos

“El petróleo no es lo mío, eso ya lo sé, pero es lo que lleva el plato de comida a mi casa, y además es lo que sé hacer”, se sinceró Facundo Ranco, autor de “Entre cuervos y palomas”.
La novela de Ranco tiene gran anclaje en la religión. El autor se define como católico y cree que el catolicismo, como religión y no como institución, es algo bueno.
“Entre cuervos y palomas”, según el autor, refleja las dicotomías entre “el mal y el bien, entre lo carnal y lo espiritual, entre la vida y la muerte”.
La primera novela de Ranco se puede conseguir en su sitio web: http://autorfacundoranco.com.
También, en Neuquén Capital, se puede adquirir en la librería Abrí Mundos.
El costo del libro, en la página web, es de 349 pesos. Aunque tal como señaló el autor en la librería local se pueden conseguir a un precio un poco más bajo.

Comentarios


Una novela surgida como catarsis personal