Una obra de remodelación generó crisis en el hospital de Aluminé

Los trabajadores se encuentran con retención de tareas y piden que se construya un nuevo edificio para el centro de salud. Dicen que no se puede trabajar en un hospital en obra.  



Los trabajadores del hospital de Aluminé se encuentran desde la semana pasada con retención de tareas y solo atienden las guardias mínimas en rechazo a la obra de ampliación que se viene ejecutando. Profesionales, maestranzas y choferes se unieron en un reclamo conjunto para detener las tareas y construir un edificio nuevo en un terreno ubicado a pocos metros del actual.

“Es una situación de extrema gravedad, no podemos convivir con un hospital en obra. Estamos reclamando que la obra se detenga y se construya un hospital en un lote cercano”, expresó Marina, una de las voceras de los trabajadores.

Para este fin ya mantuvieron un contacto con el intendente Gabriel Álamo quien comprometió la cesión de un terreno ubicado en las inmediaciones del actual edificio. “Si bien esta tierra tenía como destino original la construcción de un centro cultural, el intendente nos dijo que no tenía problemas en cederlo para el centro de salud”, remarcaron los manifestantes.

La medida de fuerza se lleva a cabo desde la semana pasada.

La crisis ya generó la renuncia del director del nosocomio y los empleados ahora reclaman la presencia de las máximas autoridades del Ministerio de Salud de la provincia. “Hasta tanto no podamos reunirnos con ellos no vamos a desistir de las medidas de fuerza que venimos llevando adelante”, advirtieron.

Gracias a sus quejas lograron impedir la demolición de la casita, un espacio interno dentro del centro de salud destinado a varios fines que estaba a punto de ser derribada por la empresa que tiene a su cargo la remodelación.

Los problemas no son nuevos en el hospital de Aluminé. Según se encargaron de relatar los propios trabajadores desde hace tiempo vienen padeciendo por una serie de carencias. “Tenemos menos del 50 por ciento de los profesionales que este hospital requiere”, denunciaron.

“Se llegó al colmo de que le pidan suero a las veterinarias porque no teníamos suficiente para atender nuestra demanda e incluso estuvimos a punto de quedarnos sin oxígeno”, revelaron.

En este contexto, solo se atienden emergencias o situaciones puntuales pero la normalización del servicio quedó vinculada a la presencia de los funcionarios de Salud en la localidad.


Comentarios


Una obra de remodelación generó crisis en el hospital de Aluminé