Piden desplazar a la Policía de Río Negro del caso Muñoz

El abogado del caso Solano adelantó que asistirá a la familia del policía desaparecido. Aseguró que existe un vínculo con drogas y solicitó más presencia de las fuerzas federales.



#

Los rastrillajes volvieron al punto de partida, donde Lucas fue visto por última vez.(Foto: Marcelo Martínez )

Piden desplazar a la Policía de Río Negro del caso Muñoz

Pasaron 23 días desde la desaparición de Lucas Muñoz, el policía que prestaba funciones en la Comisaría 42. Ayer los rastrillajes volvieron al punto de partida. Tras dos jornadas de búsqueda en los lagos Nahuel Huapi y Mascardi, los esfuerzos se concentraron en el descampado en el que fue encontrada Micaela Bravo, la joven hallada muerta a 500 metros de la unidad policial.

La investigación que lleva adelante el juez Bernardo Campana continúa bajo secreto sumarial pero el gobernador Alberto Weretilneck reconoció que “una parte de la Policía se encuentra bajo sospecha”.

Tras su paso por Bariloche el mandatario tuvo más dudas que certezas. Aseguró que le llamó la atención la pasiva respuesta de la fuerza y la falta de testimonios aportados. “Hay algo que no me cierra”, deslizó.

Las mismas sospechas mantiene el abogado Sergio Heredia, querellante de la familia de Daniel Solano, quien anunció que llegará a Río Negro para colaborar con la familia de Muñoz en el esclarecimiento del hecho.

En diálogo con este portal, Heredia comparó la causa del trabajador desaparecido en Choele Choel con la del oficial Lucas Muñoz. Confirmó que está en contacto con la familia y que pondrá a disposición todo su trabajo “para que sepan cómo fue el encubrimiento policial, judicial y empresarial” en el caso Solano.

“Cuando está involucrada la Policía siempre está metida la Justicia”, aseguró y recordó que el oficial subinspector Luis Irusta, apartado preventivamente de la fuerza, continúa vinculado a la desaparición ocurrida en el Valle Medio.

El abogado recordó que Irusta fue señalado por “plantar” pistas falsas mientras formaba parte de una comisión investigadora, pero que se le dictó la falta de mérito porque “responde a los fiscales del caso Solano”.

“Vamos a colaborar porque somos los únicos que podemos ayudar”, entendió Heredia y opinó que los rastrillajes que se realizan en la ciudad “son truchos” y que solo sirven para distorsionar la búsqueda.

El abogado también acusó: “como en el tema Solano, acá también hay drogas”, e insistió en el rol que mantenía Irusta en Bariloche dentro del cuerpo de Seguridad Vial.

Acerca de la intervención del gobierno provincial, consideró que Weretilneck es un “rehén de la policía” y alertó sobre un sistema de corrupción capaz de “llenar de muertos la provincia”.

Mientras prepara su arribo a la región, y la causa Solano es atendida por la Corte Suprema de Justicia, Heredia pidió que las fuerzas federales participen de las averiguaciones “pero sin la policía”.

“Si esto se logra, se va a destapar una olla de complicidad y Río Negro va a tener un escándalo terrible”, anunció.


Uno de los policías desplazados estuvo en el caso Solano

Uno de los oficiales del cuerpo de Seguridad Vial de Bariloche desplazado de la fuerza e imputado por el fiscal Guillermo Lista por el allanamiento ilegal en la habitación de Lucas Muñoz sin orden judicial, estuvo vinculado en la causa por la desaparición de Daniel Solano en el Valle Medio.

El oficial subinspector Luis Daniel Irusta, uno de los seis policías apartados preventivamente de la fuerza la semana pasada, por disposición de la Jefatura de Policía, sigue vinculado a la causa por la desaparición del trabajador golondrina Solano en Choele Choel, en noviembre de 2011, aunque la Cámara Criminal Tercera de General Roca le dictó falta de mérito en 2013.

En ese momento, los camaristas ordenaron que se profundice la investigación respecto a los uniformados por la sospecha en su actuación, por lo que Irusta -quien entonces era oficial ayudante- sigue vinculado a la causa.

Irusta al momento de desaparecer Solano prestaba funciones en la Comisaría de Lamarque. Se le imputó haber “plantado” una pista falsa que señalaba que Solano había sido visto en la termina de ómnibus de Neuquén.

Ahora el mismo oficial quedó vinculado a la causa que investiga las acciones conexas en la desaparición del policía Lucas Muñoz. Según el fiscal Lista el oficial, junto al agente Julián Morales, realizaron un allanamiento ilegal en la habitación de Muñoz la noche de su desaparición sin ninguna orden judicial. Allí revisaron su computadora personal y otras pertenencias.

Los investigadores presumen que existió una investigación paralela a la oficial.


Comentarios


Piden desplazar a la Policía de Río Negro del caso Muñoz