Uso industrial con presencia doméstica



El ácido clorhídrico, en estado puro o muy concentrado puede ocasionar severos daños a la salud, incluida la muerte por inhalación o ingestión.

Inhalar la sustancia en forma accidental puede ocasionar rinitis, tos, ronquera, inflamación y ulceración del tracto respiratorio, edema pulmonar y hasta la muerte por asfixia debido al edema glótico o de la laringe. La ingestión puede ocasionar desde irritación hasta corrosión de la boca, garganta, esófago y estómago, y puede sobrevenir la muerte por colapso circulatorio, peritonitis o hemorragia gástrica, además de provocar graves lesiones en los ojos y en la piel.

Es un líquido incoloro o ligeramente amarillento, corrosivo y con un olor penetrante, de alta estabilidad térmica y con una amplia variedad de aplicaciones. Se obtiene por medio de la combinación y absorción en agua de cloro e hidrógeno gaseoso, y sirve para decapar metales en la industria metalúrgica, como neutralizante, reductor e intermediario en síntesis orgánicas e inorgánicas en la industria química, y entre otros usos se lo encuentra en el proceso de obtención de la cerveza, en la refinación de aceites, en la fabricación de productos de limpieza y en el tratamiento de aguas industriales y de potabilización del agua.


Comentarios


Uso industrial con presencia doméstica