Vázquez: "Hay un alzamiento de otros poderes contra la Justicia" 19-11-03

No aceptaron ninguno de los pedidos de la defensa de Moliné O'Connor

El juez de la Corte Suprema de Justicia, Adolfo Vázquez, denunció ayer un supuesto "golpe de Estado o al menos un alzamiento de otros dos poderes contra el Judicial" enfocado a remover una parte de la Corte, al hacer su alegato de defensa ante la comisión de Juicio Político de la Cámara baja. Eduardo Moliné O'Connor, el otro juez que tiene un proceso en su contra, recibió ayer otro golpe de los diputados, ya que la comisión rechazó las 17 peticiones efectuadas por la defensa del magistrado y cerró el período de pruebas con un saldo desfavorable para el ministro.

Al formular su descargo ante la comisión, Vázquez insistió en denunciar "una persecución política" contra su persona y consideró la embestida contra el alto tribunal como una "intolerable vejación" contra el Poder Judicial "cuya cabeza en forma colegiada integro", dijo.

El titular de la comisión, Ricardo Falú (PJ), sostuvo al final de la reunión que el juez hizo una defensa "política" que no aportó "elementos novedosos" y confirmó que en los últimos días de noviembre, luego que se discuta en el bloque, el cuerpo emitirá un dictamen que, se estima, será por la acusación de Vázquez.

La comisión prefirió no hacer preguntas al juez (aunque tenía en carpeta más de un centenar) porque, según Falú, quedó "pasmada" debido a la falta de conocimiento que Vázquez exhibió respecto de las causas Meller y Macri, dos de los casos por los que se formularon un total de 15 cargos provisorios.

Al mismo tiempo, Falú y el radical Juan Minguez se sorprendieron de que el juez insistiera en defender competencias disciplinarias de la Corte en detrimento de las facultades del Consejo de la Magistratura, cuando le tocó

justificar las medidas que convalidó contra los jueces Héctor Magariños y Haydée Román de Dragonetti.

En su defensa, el magistrado insistió en que la estrategia para renovar la Corte a través del juicio político "arteramente" se ha direccionado sobre algunos de sus miembros, "logrando así -apuntó- dos renuncias y una ilegal suspensión a la que se suma este trámite".

En el proceso contra Moliné, la comisión finalizó ayer su actuación en el proceso con el proyecto de resolución que será tratado hoy en el recinto, para luego abrir paso a los alegatos y a la votación de la sentencia al juez, cuya fecha deberá definir el presidente del Cuerpo, Daniel Scioli. El proyecto impulsado por la presidente de la comisión, Cristina Fernández de Kirchner, contó con las firmas de los senadores justicialistas Jorge Yoma, Liliana Negre, Mabel Muller, Malvina Seguí, Marcelo Guinle, Guillermo Jenefes y la frentista Vilma Ibarra, mientras el riojano Eduardo Menem se reservó el "derecho de informar oralmente" en la Cámara. (DyN/Télam)

El designado presidente de la Corte Suprema de Justicia Enrique Petracchi descartó ayer que el Máximo Tribunal se esté renovando de manera favorable al Gobierno y advirtió que falta consenso para resolver sobre la validez de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

El ministro, que recibió un llamado de felicitación del presidente Néstor Kirchner, descartó que la Corte se esté renovando de manera favorable al Gobierno. "Eso está en la calle, pero la presencia de (Eugenio) Zaffaroni es una señal completamente opuesta", destacó. El presidente le deseo suerte al nuevo titular de la Corte y éste le devolvió gentilezas: "la voy a necesitar, se la deseo a usted también", dijo cerrando el breve diálogo.

En diálogo con la prensa, Petracchi explicó que "el fallo sobre la constitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final aún no salió porque no hay consenso entre nosotros".

A la hora de aventurar pronóstico sobre cómo se cubrirán las futuras vacantes en el máximo tribunal, su flamante presidente se mostró favorable a la llegada de "una, dos o más" mujeres.


Comentarios


Vázquez: «Hay un alzamiento de otros poderes contra la Justicia» 19-11-03