Vendieron todas las garrafas en sólo 2 horas

Cientos de vecinos se agolparon ayer al mediodía para comprar en la única distribuidora habilitada en la ciudad. La demanda superó a la oferta.

DESABASTECIMIENTO

Gabriela llegó minutos antes de las 14 con la expectativa de conseguir una garrafa de gas. Había contratado hasta un flete para llevarla hasta su vivienda en el barrio 2 de Abril. Pero cuando arribó a la distribuidora ya no quedaban. En menos de dos horas 316 garrafas de gas envasado se habían vendido.

“No hay más gas”, explicaba Claudio Fernández a las personas que se acercaban con sus garrafas vacías hasta la distribuidora, ubicada en el barrio El Frutillar, a pocos metros de la Ruta Nacional 40.

El encargado de la distribuidora explicó a Río Negro que el camión procedente de El Bolsón había llegado alrededor de las 12.20 a la planta con 316 garrafas. Fernández señaló que se formó una fila de casi una cuadra de personas que pugnaban por el gas envasado.

La directiva era vender una garrafa a 16 pesos por familia. Varios vecinos pretendían comprar más garrafas por el temor al desabastecimiento, pero tuvieron que conformarse con llevarse una a sus hogares.

Mientras pasaban a su lado vecinos con las últimas garrafas, Gabriela expresaba su descontento con la situación. “Estamos hace diez días sin gas porque nos mudamos a la casa nueva, pero Camuzzi no habilita el gas y no se consiguen garrafas”, explicó indignada. “A nadie le interesa nada, ni a los políticos, ni al gobernador, ni a la intendente”, cuestionó. Explicó que para cocinar los alimentos “estamos haciendo fuego con cualquier cosa”.

Ximena la interrumpió para comentarle que tenía el dato que podría haber gas en otro lugar del barrio. Pero había que confirmarlo. “Pasé a comprarle a mi sobrina una garrafa”, explicó la mujer, que trabaja en una radio cristiana del barrio El Frutillar.

Gabriela le encargó que le avisara si se confirmaba que había gas en otro lado. La mujer se fue masticando bronca en la camioneta Fiat Fiorino, que había contratado. A las 14 seguían llegando familias en busca de una garrafa, pero se iban, resignados, con las manos vacías. Comentaban que en las despensas de los barrios no hay gas envasado desde hace días.

Fernández explicó que desde Coopetel, que está ubicada en El Bolsón. le informaron que a partir del lunes se normalizaría la provisión de gas envasado. Había varios días que no llegaba un camión hasta la distribuidora. El problema de la falta de gas envasado afecta a miles de familias de los barrios pobres donde no hay red domiciliaria. Aunque la principal preocupación es que pasará en el invierno.

Río Negro


Temas

Bariloche

Comentarios


Vendieron todas las garrafas en sólo 2 horas