Visiones diferentes

Cinco Saltos

Visiones diferentes, un relato con fundamento que transcribo textual para compartirlo:

Estaba yo estacionado con mi auto importado en un surtidor para cargar gasolina. Muy cerca de allí había otro señor sentado que se incorporó y acercándose a mí me dijo: “¿Sabes a cuántas personas se les podría dar de comer con el dinero que costó tu auto?”.

Yo le respondí que no sé a cuántas, pero seguro alimentó a muchas familias que trabajan en la planta donde lo fabricaron, a muchas otras incluyendo los dueños ganaderos que preparan el cuero para los asientos, a muchas familias de los que fabrican muchas autopartes, incluyendo las llantas que se hacen en otros países, como así también a los que están en la industria del cobre extrayéndolo de las menas y preparando los cables para todo el circuito eléctrico; a muchas familias que trabajan donde se fabrican los camiones, barcos y aviones cuyos choferes los trasladan a los centros de distribución y venta; a las familias de los vendedores y de los que se ocupan de la limpieza de la sala de ventas. Y con los impuestos que yo pago por tenerlo el gobierno puede mantener, entre otras cosas, la educación, la seguridad, la salud, etc. El hombre quedó mudo, y sin decir nada dio la media vuelta y se fue.

Esta es la gran diferencia entre capitalismo y socialismo, cuando usted pone un dinero comprando algo que para usted tiene valor coloca dinero en el bolsillo de muchas personas y pone en marcha la economía; mientras que si usted pone dinero en algo que no produce nada y no sigue una cadena de valor no solo es un dinero que está perdido sino que le roba la dignidad y la autoestima a quien lo recibe.

Hay que derrotar esta última forma de pensar y vivir, y eso se logra con educación, esfuerzo, trabajo, pasión por lo que se hace y libertad para que nadie pueda recibir lo que no se merece.

Silvano Giacolla Caruso

DNI 8.119.343


Temas

Economía

Comentarios


Visiones diferentes