“Volvés a casa y empezás la cuarentena, día cero”

Trabajadores y profesionales de la salud, algunos de los cuales ya estuvieron en el programa, explican sus sensaciones, temores y preocupaciones a 6 meses de la pandemia.





El aislamiento y el temor a contagiar a sus seres queridos son dos temores importantes.

El trabajo de la red de Cuidado Consciente les ha dado acceso a algunos trabajadores y profesionales de la salud, algunos de los cuales ya estuvieron en el programa. Estos son algunos testimonios que compartieron con Río Negro, pidiendo reserva de sus nombres.

• R. es cardiólogo en un área Covid de un hospital bonaerense: “Lo que más angustia me genera y les genera a los profesionales del área Covid es el volver a casa y el riesgo de contagiar a tu familia. Te volvés pensando si te sacaste bien el equipo de protección, si tocaste algo, si se pudo contaminar el ambiente… Cada vez que volvés a tu casa es como que empezás la cuarentena en el día cero. Eso la verdad genera bastante angustia. Todo el día estás estresado y angustiado. Tenés un dolor de cabeza y te preguntás si no será un síntoma de covid, o no. Preocupa el regreso a casa y poder perjudicar a los tuyos”.

• F. es jefa de Hemoterapia en un hospital de Chubut. ”Al principio era incertidumbre, ahora enojo, agobio, aprendizaje, también esperanza. Pero fundamentalmente tristeza por momentos, el extrañar a tu familia, el guardar distancia. No como médica, sino como persona, esto lo paso todos los días, todos esos sentimientos mezclados”.

Más que físico, es emocional. Vemos que el esfuerzo es siempre el mismo, pero las cosas no cambian. El esfuerzo no modifica nada de lo que está pasando. Es siempre ir sosteniendo”.

Médica, encargada de atender tres geriátricos en Buenos Aires.

• A. es terapista profesional de Puerto Madryn. Nosotros nos vinimos preparando para esto y recién en estos días tenemos los primeros casos en UTI. Me di cuenta de que hay lugares estrechos donde ahora me quedo atrapada por la máscara. No incorporo el atuendo. Cansa más, porque no es sencillo dar vuelta o pronar un paciente de 150 kilos entre dos enfermeras de mi tamaño y yo, no podemos hacer movimientos que pongan en riesgo al paciente o nos hagan mal. Con el correr del día y las horas te vas desgastando. (…) También es muy feo dar los informes por teléfono y saber que esas familias no pueden ver a esos pacientes y tener que dar que no son lindos para nadie. Rogar que te entiendan, porque no podemos verles las caras y saber si te entienden lo que les estás informando por los gestos. Trato de no dar mis informes dentro de la sala porque tengo el barbijo puesto, intento darlo en un lugar donde me lo puedo sacar. Es muy complicado. Todavía no estoy cansada, y me siento acompañada con el grupo que trabajo. Creo que en verano se pondrá difícil”.

• M. es enfermera y pasó por el programa Cuidado Consciente. ”Mandé la solicitud por mail y a las 24 me llamó una profesional y me designó una médica psiquiatra. Yo estaba pasando por un momento donde todo era incierto, desorganizado, la parte de enfermería parecía que era no considerada, faltaba resguardo del personal. Me sentí que fuimos corridos a un costado, con estrés, angustia; todo era incierto, nadie entraba a enfermería, todo era por videollamada. Me terminé contagiando, por estrés, mal manejo del protocolo, que cambiaba a cada rato. En ese momento no lo podía manejar, me sentía angustiada. La sesión me ayudó, me dieron consejos; estoy agradecida, me dieron herramientas que no tenía o no sabía usar”.

• C. es médica en la provincia de Buenos Aires y está a cargo de tres geriátricos. “Hace seis meses pensamos que era algo temporal, que iba a tener un comienzo y un final, pero se está haciendo largo y estamos sintiendo el cansancio. Más que físico, es emocional. Vemos que el esfuerzo es siempre el mismo, pero las cosas no cambian. El esfuerzo no modifica nada de lo que está pasando. Es siempre ir sosteniendo. Eso a veces no trae buenas sensaciones , pero es lo que hay y es lo que tenemos que hacer”.


Comentarios


“Volvés a casa y empezás la cuarentena, día cero”