Así está Copahue, tapada por la nieve en primavera: las fotos y el relato del único poblador

Nico Canter es el único habitante civil fijo de la villa termal en los meses más fríos en la cordillera de Neuquén. Después de las últimas nevadas salió a recorrerla y aquí comparte sus impactantes fotos y su video: "Hay mucha nieve todavía"

Así está Copahue después de las últimas nevadas. Entre los techos de las construcciones asoma el vapor de las lagunas termales.

El martes por la mañana, Nico Canter, único habitante civil de Copahue. la villa termal de la cordillera de Neuquén que queda cubierta por la nieve durante el invierno y entrada la primavera, salió a dar una vuelta con su tabla splitboard, a la que puede transformar en dos esquíes o una de snowboard según lo que quiera hacer. Desde lo alto de una ladera cercana, filmó un video y tomó fotografías que muestran el inmenso manto blanco que lo cubre todo: las instalaciones y los consultorios donde los turistas reciben los tratamientos termales, las cabañas, las hosterías, todo menos las lagunas que por su temperatura no dejan que se acumule la nieve ni se congelan como Las Mellizas, a 5 km, donde efectivos del Ejército hacen la campaña preantártica para acostumbrarse a las condiciones extremas.

Copahue, tapada por las nieve. Fotos: Nicolás Canter.

Acá vive Nico, esto es lo que al salir de la vivienda. A veces debe palear y en los meses más fríos cavar un túnel.

Copahue, tapada por las nieve. Fotos: Nicolás Canter.

El jueves, llegaron tres empleados de Termas para empezar a poner a a punto el complejo de cara a la temporada que comenzará el 1 de diciembre. En el camino desde Caviahue, José, Melo y Parrita despejan de nieve la ruta provincial 26 con las máquinas de Vialidad.

Despejan la nieve en la ruta a Copahue. Están a unos 5 km.

Están a unos 5 km y cuando terminen detrás de ellos ingresará el pelotón de dueños de alojamientos y más operarios a poner en orden todo lo que quedó meses bajo la nieve, reconectar la electricidad y revisar las cañerías de agua. Los muchachos de Vialidad estaban más cerca, pero la última nevada tiró todo para atrás, así que tienen que recuperar los kilómetros perdidos.

«Qué locura este mundo, me encanta» dice Nico y se ríe. Ventajas de estar ahí, va tempranito al refugio El Montañés que alquiló Adrián de Caviahue Aventuras y le pone en marcha el generador, la calefacción y le hace correr el agua para que todo esté en orden cuando llegue con los turistas que contratan excursiones para conocer ese lugar increíble y esquiar sobre nieve virgen o los que tienen como llegar en motos de nieve o esquíes de travesía y se toman un cafecito de cara al volcán. También se suma a las travesías como guía baqueano. Por algo es el Yeti de Copahue.

En algunas zonas cerca de la montaña hay 8 metros de nieve.

Así está Copahue: Fotos: Nicolás Canter

Hasta que llegó la avanzada de Termas, como cada año, los meses más fríos tuvieron un solo poblador civil fijo en Copahue: él. A unos 800 metros, está la gente de Gendarmería que rota cada dos semanas. Nacido en Zapala, en el centro geográfico de Neuquén, de chico acompañaba a su madre a trabajar los veranos y ese mundo de cordillera y araucarias milenarias, de un volcán activo con una laguna en el cráter y el lago azul profundo lo atrapó: consiguió empleo y nunca más se fue. Con lo que ahorra en el verano se financia el invierno. Se queda en un departamento de la Hostería Hualcupén, donde trabaja del 1° de diciembre al 1° de mayo cuando llegan los turistas.

Nico en una de sus salidas fuera de pista.

Con lo que ahorra en verano, se financia en el invierno. Ahora, con las aguas termales que corren debajo como losa radiante natural, puede andar en patas aunque a veces para salir no queda otra que agarrar la pala y cavar.  Antonieta, la perra que lo acompañó en varios inviernos ya partió de este mundo y aún la extraña. «De viejita, tenía 14 años. Iba conmigo a todos lados, una genia«, dice Nico. Por estos días lo acompaña el gato Thor.

Ayer, Nico le dijo a Río Negro: «Está todo muy lindo, mucha nieve, en algunos lugares entre seis y ocho metros, olor a azufre. Ayer fue un día hermoso. Este año se me complicó porque hace dos meses que no hay luz. Pero igual es un privilegio estar acá»


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios