Buzios, Angra dos Reis y Paraty, tres joyas cerca de Río de Janeiro que aman los argentinos: cuánto cuesta ir

La cidade maravilhosa volvió a ser el destino más elegido por los argentinos en Brasil este verano. Y en el estado de Río de Janeiro, estas tres maravillas cercanas convocan cada vez a más turistas por estas playas, las más lindas.

Belleza pura. Praia Vermelha, Ilha Grande, parte de Angra Dos Reis.

Brasil siempre es Brasil. Pese a la crisis económica, miles de argentinos se las ingeniaron para ir. Muchos hicieron reservas antes de las elecciones y congelaron precios. Pero muchos otros las decidieron a último momento. Y Río de Janeiro y sus maravillas cercanas fueron el destino más elegido. Es que a pocos kilómetros de su capital, las playas del estado incluyen pequeñas ensenadas, interminables extensiones de arena, piletas naturales y otras con oleaje perfecto para surfistas. Las playas del litoral fluminense enamoran tanto a los que llegan por primera vez como a los que han nacido y crecido teniéndolas a mano. Entre ellas, las más lindas de tres destinos que aman los turistas en Brasil: Angra dos Reis e Ilha Grande, Buzios y Paraty. ¿Vamos a recorrerlas?


Angra dos Reis, el tesoro de las 365 islas

Maravillas do Brasil. Lagoa Azul y lagoa verde, Angra dos Reis.

Ubicada a 164 kilómetros de la ciudad de Rio de Janeiro, en el litoral sur del estado, en Angra hay 365 islas. El punto de partida más usual es el muelle de Santa Luzia, en el centro de la ciudad, y algunos de sus destinos más impactantes son Praia do Dentista y Praia de de Lopes Mendes, en Ilha Grande (que forma parte de Angra).

Situada a 150 kilómetros de la ciudad de Río de Janeiro, a Ilha Grande sólo se puede llegar en barco; no hay aeropuertos ni se permite la entrada de autos.

Tour en barco por Angra Dos Reis.

El atractivo de Lopes Mendes es su entorno rústico, con arena dorada y un mar entre verde y azul, normalmente con buen oleaje. No hay estructura de carpas, bares ni restaurantes (los vendedores ambulantes rara vez acuden), por lo que hay que llevar provisiones.

Playa Lopez Mendes, acuarela do Brasil.

Se accede por un sendero corto que sale de Praia de Palmas, donde llegan los barcos procedentes de Vila do Abraão, un trayecto de entre 10 y 20 minutos.


Paraty, con tanta historia como belleza

Paraty, hermosa e histórica ciudad.

Ha sido fundada en 1667, está ubicada a 232 km de la ciudad de Rio de Janeiro, Paraty es un ejemplo de preservación y riqueza de la arquitectura colonial. El puerto de la ciudad fue muy importante durante el Ciclo del Oro en Brasil, pues era por ahí que fluía la producción de oro y piedras preciosas desde Minas Gerais hacia Portugal. Paraty es parte de la ruta Estrada Real (Camino Real), la más grande del país, con cerca de 1630 km que pasa por tres estados – Minas Gerais, Rio de Janeiro y São Paulo. También es parte del Parque Nacional da Serra da Bocaina, una reserva natural de 110 mil hectáreas con relieve accidentado con valles y cuencas, además de una rica fauna y flora. Importante polo turístico, está envuelta por aproximadamente 50 playas y 65 islas, y muchas embarcaciones atraviesan su espacio marítimo.

Las embarcaciones que trasladan a los turistas.

La playa de Mirim. En una franja de arena donde el mar verdoso se encuentra con las aguas oscuras y frescas de un río, la playa de Paraty-Mirim es ideal por su belleza y su buena estructura para los visitantes, con restaurantes simples, estacionamientos y posadas muy básicas en la Aldea Caiçara, donde se encuentra la iglesia más antigua de la región.

Playa de Mirim, una joya para descubrir.

También es el punto de partida hacia la hermosa playa de Saco de Mamanguá. Paraty es una hermosa ciudad de arquitectura colonial situada en la región de la Costa, 250 kilómetros al sur de la capital carioca.


Buzios, la joya que descubrió Brigitte Bardot

Buzios, un paraíso.

Su verdadero nombre es Armação de Buzios y para encontrar su origen hay que remontarse al siglo XVI, cuando los piratas franceses que intentaban apoderarse de Río de Janeiro lo usaban como escala para abastecerse de agua dulce. Los barcos atracaban en sus amplias bahías ricas en caracoles (buzios) y organizaban sus instrumentos (armaçoes) de pesca.

Fue desconocida hasta los años 60, cuando la famosa actriz francesa Brigitte Bardot y su novio brasileño del momento Bob Zaguri, despistaron a fotógrafos y periodistas y escaparon de Río rumbo a Buzios en busca de tranquilidad.

Alquilaron una casa y se quedaron 4 meses. En aquellos años Buzios era sólo un pueblo de pescadores de 350 habitantes. A su regreso Brigitte le dijo a la prensa que en “Buzios no había electricidad ni teléfono, ni agua corriente; apenas el mar, el cielo, una casita rústica y dulce, playas doradas e infinitas, y embarcaciones coloridas con las que los habitantes pescaban en el mar abierto”. Después de esa gran publicidad la ciudad comenzó a recibir turistas de todo el mundo. Hoy vive de sus visitantes.

Buzios es una península que emerge del mar como un clavijero de una guitarra gigante y permite la formación de 17 playas en los espacios que quedan entre las clavijas. Tiene seis kilómetros de largo, por lo que se adentra en el océano Atlántico, y otros tres de ancho. Estas son sus tres playas más lindas.

Azeda y Azedinha

Las playas de Azeda y Azedinha son hermosas, de mar calmo y ambiente rústico. Ambas tienen una franja de arena corta, pero Azeda es un poco más grande y posee más infraestructura que Azedinha.

Como están separadas sólo por un corto camino empedrado, es fácil caminar entre ellas. A las playas se puede llegar a pie, en una caminata algo exigente desde Praia dos Ossos o João Fernandes, o en taxi-lancha.

Una de las más visitadas, Geribá.

La playa de Geribá. Con una extensión de casi dos kilómetros de arena, es la playa para «ver y ser visto», la más concurrida de la ciudad, que soporta multitudes sin perder su belleza natural. El barrio que la rodea está repleto de posadas y hoteles boutique, como el tradicional Le Relais La Borie (uno de los más exclusivos de Buzios), así como de opciones gastronómicas más modestas.

El mar suele estar agitado y la playa es ventosa, ideal para practicar surf y windsurf. La esquina derecha de la costa está más vacía, mientras que el centro está más concurrido y la esquina izquierda tiene un oleaje apacible.

Otra joya escondida: la playa de Forno.

La playa de Forno. No suele estar entre las más concurridas de Búzios, pero es una buena opción en temporada alta. Con oleaje amigable, su arena posee un inusual color rosa.

A pesar de estar al borde de la ruta, Praia do Forno no es muy frecuentada por los turistas. Con su mar tranquilo y cristalino, es ideal para practicar snorkel. El trayecto entre Río de Janeiro y Búzios suele hacerse por vía terrestre; en auto, insume unas dos horas, si el tránsito está en condiciones normales.


Precios de referencia: avión, micro, hospedaje, salir a comer

Un dólar equivale a unos cinco reales. Un real equivale a unos 168 pesos argentinos.

* Los pasajes de avión más económicos en febrero para volar idea y vuelta entre Buenos Aires y Río valen 270 mil pesos.

* En marzo, los tickets aéreos se consiguen desde 240 mil pesos.

* En micro, desde 80 mil por tramo

* Pasajes en micro entre Río de Janeiro y Buzios: desde 11813 pesos por tramo en febrero. Entre Río y Angra, desde 11542 pesos. Entre Río y Paraty, desde 16452 pesos.

* En el centro de Buzios cinco noches para una familia de dos adultos y dos niños se consigue desde 350 mil pesos en febrero y desde 165 mil en marzo. Con las mismas condiciones, en Angra dos Reis se consigue desde 225 mil en febrero y desde 125 mil en marzo. Y en Paraty, desde 177 mil y 118 mil pesos respectivamente.

* Se estima que un paseo (incluyendo traslados y alimentación) por las playas del litoral fluminense insume unos 100 reales por persona.

* Un paseo en lancha rápida entre las playas de Búzios cuesta unos 20 reales

* Copa de vino en el mejor restaurante de Búzios, unos 42 reales

*Un plato de camarones para dos personas, entre 75 y 80 reales.

* Una porción de dorado con costra de castañas de cajú y risotto de calabaza en un restaurant de gama media, de buen tamaño, sale 60 reales.

* El alojamiento en el mejor hotel de Búzios cuesta a partir de 1.487 reales, en base doble, con desayuno.

* Un choclo en la playa cuesta entre 8 y 10 reales en promedio. (Un dólar equivale aproximadamente a 5 reales)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios