Las mil maravillas de la Patagonia en el viaje en moto de Aldana por la ruta 40

De Río Negro a Chubut, de los lagos y montañas a la estepa, su travesía continúa donde la Patagonia se vuelve solitaria e infinita, tan atrapante como esta aventura sobre ruedas.





Aldana sigue su camino por las rutas del sur y aquí comparte los últimos tramos de su viaje en moto por la mítica 40, en este caso desde Bariloche a Los Alerces y de ahí a Río Mayo entre los lagos, montañas, arroyos y mallines de esa deslumbrante Patagonia que se vuelve solitaria e infinita a medida que ella avanza hacia el fin del mundo. Viajera de alma, cada vez que termina la temporada de verano en la que trabaja en Mar de Las Pampas (a 15 km de Villa Gesell) se sube a su querida Peque y acelera: para eso están los caminos, para ser recorridos. Su objetivo es llegar al km 0 de la ruta 40 (Cabo Vírgenes, Santa Cruz), antes del final de mayo para completar el trayecto de 5914 km que inició en La Quiaca y debió interrumpir en Mendoza el invierno pasado por el frío, el viento y la nieve.


De Bariloche a Cholila: 198 km


Tramo 11 – 07/05/22. Después de 4 noches en Bariloche salí nuevamente a la ruta con destino a Cholila. Como siempre, la ruta la agarré tarde pero no me preocupaba porque era un tramo corto.

Aldana y su amiga y anfitriona, Ann. @porlatierrayelmar

Como cada rincón de esta zona y sobre todo en otoño, todo es bellísimo. La ruta zigzagueante, los colores y las montañas que parecen abrazarte.

Rumbo a Cholila. @porlatierrayelmar

Solo paré dos veces, en El Bolsón a cargar nafta (no era lo que yo recordaba del 2001) y en El Hoyo a tomar unos mates y comer algo.

Los encantadores paisajes de Cholila. @porlatierrayelmar

A media tarde llegué a Cholila, fui directo al hostel @piuke_mapu, no había nadie pero me comunique por teléfono y esperé a que llegara Darío al solicito y contemplando la llegada del atardecer.

¿Qué tal la onda del hostel de Cholila? @porlatierrayelmar

Ducha, mates en la hamaca, cena y a descansar.


De Cholila Los Alerces: 65 km


Tramo 12 – 08/05/22. Si! Tan solo 65 km, a paso de tortuga disfrutando cada km del parque. Aunque casi todos los senderos estaban cerrados por alerta meteorológica de viento, lo admiré igual.

Los Alerces y la magia del sur. @porlatierrayelmar

Todo el camino yendo entre 30 a 40 km/h, pensando mucho, percibiendo los aromas que la naturaleza me regalaba, frenando en cada vista panorámica. Que lugar tan fotogénico!

El ripio estaba impecable, así que La Peque anduvo sin problema. La pasarela que atraviesa el lago verde creo es uno de los lugares más hermosos, bajé a orillas del agua, tomé los infaltables mates, llené mis oídos de ese silencio tranquilizador y seguí.

@porlatierrayelmar

Un tramito más y llegué al @complejoturisticobahiarosales donde voy a descansar para mañana seguir, me espera un tramo más largo hasta Gobernador Costa.


De Los Alerces a Río Mayo: 466 km


Tramo 14 – 09/05/22. Me propuse hacer dos tramos largos seguidos, éste y el siguiente, ya que milagrosamente hay cero viento en la Ruta 40, algo raro en esta zona, según dicen.

Salí cerca de las 10:30 hs de Los Alerces, antes es imposible por el frío. Pasé por Trevelin, cargué nafta y tal como me habían recomendado, agarré la ruta 34, conocida como la Huella de Los Rifleros, 76 km de ripio que unen Trevelin y Tecka.

Espectaculares paisajes rumbo a Río Mayo. @porlatierrayelmar

Este fue el recorrido que hicieron los exploradores galeses que llegaron al valle donde hoy se asienta Trevelin, en el año 1885.

Agradecí haber agarrado por ahí, ya que el paisaje era hermoso, tranquilo y silencioso. Todo el camino fue increíble, salvo por el susto que me dio una vaca que estaba escondida detrás de un arbusto, como si me estuviera esperando para hacerme buuu!!!

Espectaculares paisajes rumbo a Río Mayo

Llegué a frenar justo y ella se asustó más que yo. En Tecka frené en la estación de servicio y la genia de Graciela me invitó la comida, un risotto de calabaza delicioso, ideal para el frío.

Atardecer en la estepa patagónica. @porlatierrayelmar

Cargué nafta y seguí, me adentré en la estepa patagónica, alejada de la cordillera, los bosques y los lagos. Ruta solitaria, a la que cada tanto le dan vida los guanacos y los ñandues (suri o choique).

Después de muchas horas en la ruta y ya anocheciendo, llegué a Río Mayo. Busqué un hotel donde dormir, descansar y al día siguiente seguir.

Podés seguir las aventuras de Aldana en @porlatierrayelmar


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las mil maravillas de la Patagonia en el viaje en moto de Aldana por la ruta 40