Esta trucha de seis kilos se gritó como un gol de Messi en un lago de Neuquén

La pescó el instructor Matías Fernández Carro y sus amigos lo celebraron como un golazo de Lionel en la Selección. Aquí cuenta cómo fue el pique de la gran trucha arcoíris y aconseja sobre cañas, moscas y líneas en estos días de alto caudal en los ríos.





La trucha arcoíris de alrededor de seis kilos que pescó Matías Fernández Carro.

La temporada está en marcha y los altos caudales de los ríos después de un invierno nevador obligan a los pescadores a recalcular estrategias en los embalses y a mirar cada día, además del pronóstico metereológico, el parte de las erogaciones de las represas que emite la AIC, ya que el riesgo es quedar atrapado en una isla o que los autos cerca de la orilla sufran el avance del agua. Pero las truchas están y el instructor de pesca Matías Fernández Carro tuvo un pique de aquellos el fin de semana pasado y acá comparte el panorama que encontró en los lagos y ríos cercanos a Neuquén y el relato de la arcoíris de seis kilos que sus amigos gritaron como un gol de Messi.


Cambio de estrategia, del río a los lagos


El fin de semana pasado, al observar la situación del Limay Medio, con un alto caudal después de un invierno nevador y por la gran cantidad de agua que eroga la hidroeléctrica de Pichi Picún Leufú para compensar el bajo nivel del embalse de El Chocón por la histórica sequía, la estrategia inicial de probar suerte en en ese tramo del río fue desechada.

Fue llegar, mirar y cambiar de plan: en vez de en el río, pescarían en los embalses de Piedra del Águila, Pichi Picún, El Chocón y Alicurá.

«Notamos que eran mejores las condiciones, con mejor actividad de peces, el caudal del Limay Medio por estos días es excesivo», explica Matías.

«Están largando un máximo de 1200 metros cúbicos por segundo con intermitencias, ya que puede puede bajar a 190 m3 o menos y volver a subir a 1200 m3. Eso pueda causar un cambio de nivel de alrededor de un metro, metro y medio en el río y por ende ser muy ser riesgoso para los pescadores hasta que se estabilice la situación», detalla.

Por eso el guía recomienda no acampar sobre la orilla del Limay Medio ni dejar los vehículos cerca, sino lejos y sobre piso consolidado. «Si vadean y cruzan a los brazos, piensen que en 10 minutos puede cambiar todo y dificultarse el regreso al punto de partida. Nosotros vamos con handies para estar comunicados por si hay que evacuar«; agrega.

«Ahora al pescador se le complica en el río, de acá a 15 ó 20 días estimo que el Limay Medio se va a estabilizar. Mientras tanto, insisto; si van, mucha precaución al momento de vadear, acampar y dejar los vehículos. La inestabilidad en las erogaciones son sumamente riesgosas. En cambio, en el Limay Superior y el Inferior hay estabilidad». señala.

También recomendó respetar el Reglamento y señaló que hay controles de guardafaunas de Neuquén y Río Negro en conjunto con Gendarmería. Es decir que no solo se piden los permisos de pesca, también se revisan vehículos y embarcaciones y se piden las habilitaciones y equipos correspondientes y todo lo que exige Prefectura como salvavidas y bengalas, entre otros elementos.

Con este panorama, ahora sí es tiempo de volver a ese pique soñado.


"¡Qué zapatilla don Niembro!"


Eso le gritaron también los amigos cuando vieron ese pique tremendo de Matías, que para estos días en los lagos y ríos cercanos a Neuquén recomienda cañas 6 a 8 del tipo Streamer max deeph finder y líneas shooting de hundimiento rápido para poder llegar mejor a los pozos.

¿Moscas para líneas de hundimiento? «La Patuda, Pejes de craft, alevinos estilo Martin minnow, Limay killers. En secas, si buscan una trucha grande la fat Albert anduvo muy bien en pesca en lagos», señala.

«Veníamos pescando muy bien de orilla en la zona del paraje Zaina Yegua hacia Alicurá. Con buenos pique sucesivos de truchas de buen porte», relata.

«En un momento me separé unos metros del grupo y elegí una puntilla del veril marcado con piedras. Supuse que era una buena posición. Y al primer tiro, de unos 15 metros, picó. Apenas tomó encaró para el medio del lago y me sacó casi 60 metros de reserva del reel. La traje de a poquito, habrán sido unos seis, siete minutos hasta que la saqué. Antes de devolverla, la sostuve para que se oxigene, que se recupere bien y la liberé. Siempre salgo con un equipo sobredimensiinado para poder devolverlas en el menor tiempo posible. Fue algo impresionante esta trucha», describe.


Cómo es la estrategia del indicador de pique


La devolución de otra trucha que pescó con el sistema de indicador de pique.

«Otras de las estrategias para pescar con efectividad que utilizamos fue el indicador de pique con una ninfa en suspensión lastrada con peso extra. Las olitas del lago hacen que la mosca sube y baje y le de vida. Eso generó también un buen rendimiento», señala el instructor.


"Estaría bueno que el Estado garantice el acceso público a los pescadores


El panorama que describe el instructor: “En Alicurá hay una bajada pública cerca del puente de Traful y otra que está yendo de Bariloche hacia Neuquén a unos 15 km. La otra bajada pública que hay es en Cerrito Piñón que también es gratis, esa ya es para el lado de Piedra del Águila”, dice.

“En Pichi Picún Leufú tenés en la zona 1, la parte sur del lago. Y otra en Piedra del Águila en la zona del camping”, agrega.

“Es muy recomendable no dejar pertenencias en los vehículos ya que como es conocido desde hace un tiempo suelen haber robos”, señala.

“En El Chocón tenés camino al Club de Pescadores en Picún Leufú un acceso público gratuito y después en la villa El Chocón”, completa.

“Estaría bueno que el Estado garantice el acceso público a los pescadores, tanto los locales como  los que van a pescar implican un movimiento muy importante para las economías regionales, ya que generan inversiones a corto, mediano y largo plazo como restaurantes, hoteles, guías, atracciones turísticas para las familias de los pescadores como cabagaltas, montañismo,  trekking, mountain bike”, propone.

“Garantizar la seguridad de los usuarios con policías en los accesos sería también importante. Es una lástima que la gente tenga que resignar salidas por inseguridad. Por ejemplo, en Alicurá el año pasado nos tajearon dos cubiertas de la camioneta. Como no las podían robar por las trabas, las tajearon”, afirma por último.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Esta trucha de seis kilos se gritó como un gol de Messi en un lago de Neuquén