"...Y nadie se queja"

Días pasados el señor gobernador se quejaba amargamente de que la excelente defensora del Pueblo (entre otros) le ponía el dedo en cierto lugar de su anatomía que le molestaba mucho.

Indudablemente la Dra. Piccinini de proctóloga no tiene nada, pues hace sufrir mucho, y no puedo comprender cómo los Kirchner cuando ordenan que vayan todos los "k", mansamente se entregan y creo que meten más de un dedo y nadie se queja.

En realidad el matrimonio gobernante no deja títeres con cabeza, pues a todos nos meten algo, no solamente a sus incondicionales "k".

¡Ah! para todos aquellos que se dicen radicales y que le rinden cuenta al matrimonio, tengan en cuenta lo que afirmó un grande como Leandro N. Alem (fundador del partido radical) "que se rompa pero que no se doble. Adelante los que quedan (aunque sean pocos)".

Oscar Herrera

DNI 5.360.006

Roca


Comentarios


«…Y nadie se queja»