Buscan pistas del crimen de Muñoz en el celular de un ex jefe policial

En el teléfono había una foto del policía asesinado, tomada poco antes de su desaparición. El fiscal busca determinar qué uso se le dio a esa imagen. El crimen ocurrió en el 2016 y la investigación sigue sin transitar un camino claro.

12 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La investigación para tratar de esclarecer el crimen del policía Lucas Muñoz sigue sin encontrar el rumbo. El equipo a cargo del fiscal Martín Govetto espera que surja una pista del informe de una peritación informática que se hizo la semana pasada sobre un celular de un exjefe policial que cumplía funciones en una comisaría de Bariloche cuando ocurrió la desaparición del oficial ayudante.

Fuentes con acceso a la investigación comentaron que se trata de una peritación con un software especial, que el departamento de informática forense del Poder Judicial de la provincia adquirió hace poco tiempo.

No es la primera vez que el celular del exjefe policial, cuya identidad mantienen en reserva, es sometido a una peritación. Pasó por las manos de los especialistas de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y de la Gendarmería, pero ninguna arrojó un dato relevante para la investigación.

Las fuentes comentaron que la expectativa es conseguir un dato relacionado con una fotografía de Muñoz que el jefe policial tenía en el teléfono. Es una toma no consentida, tomada evidentemente sin que el fotografiado lo supiera.

Pretenden que la peritación revele para que se usó esa imagen, que se tomó días antes de que el policía desapareciera. Es una información que no surgió de las otras peritaciones.

Explicaron que la principal hipótesis que siguen investigando apunta a que Muñoz fue víctima de un secuestro extorsivo. Pero Govetto aún no tiene pruebas para acreditar esa línea de investigación. Por eso, en la causa aún no hay imputados. A trece meses del hallazgo del cadáver de Muñoz en un descampado ubicado en las afueras de Bariloche, los investigadores todavía no pudieron establecer dónde mantuvieron secuestrado a Muñoz ni los motivos. Tampoco saben quiénes fueron los captores ni el autor del disparo en la nuca que mató al policía.

Muñoz desapareció el 14 de julio del año pasado cuando se dirigía a trabajar en la comisaría 42 de esta ciudad. Encontraron su cadáver el 10 de agosto de 2016. Tenía su arma reglamentaria, su celular, su documentación y hasta estaba vestido con su uniforme policial. Lo único que faltaba era una mochila que llevaba cuando salió a trabajar.

Para esta semana se había anunciado el juicio correccional contra los policías Luis Irusta y Maximiliano Morales, imputados por un allanamiento ilegal en el domicilio de Muñoz. Ambos irrumpieron sin orden judicial la noche del 14 de julio del año pasado en busca de datos del policía por entonces desaparecido. Se trata de una causa colateral que el fiscal Guillermo Lista impulsó por el supuesto entorpecimiento de parte de algunos policías a la investigación para ubicar a Muñoz. Pero la defensa pidió una postergación.

Impune
13 meses
transcurrieron desde que hallaron el cadáver. En la causa no hay un solo
imputado.
Bariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche