Regata del río Negro: una victoria con la sangre en el ojo

A pesar de haberse quedado con una nueva victoria de etapa, Daniel Dal Bo y Juan Cáceres no lograron achicar distancias con la dupla Sakrajsek-Vega Suárez, los dueños de la general.

13 ene 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

No debe ser un trago fácil de digerir para Daniel Dal Bo y Juan Cáceres, haber ganado cuatro etapas de cinco y aún así no ser los líderes de la general en la 41° edición de la Regata Internacional del río Negro.

Tal como sucedió en las tres primeras etapas, ayer la dupla entrerriana se quedó con parcial que se corrió entre la Balsa de Sauce Blanco y el balneario de Guardia Mitre, con la misma metodología : el sprint final.

Dal Bo y Cáceres remaron más fuerte que nadie a metros de la llegada y le sacaron dos segundos a la dupla Adrián Boros-Gonzalo Carreras y cinco a los líderes la travesía: Jost Sakrajsek y Kiko Vega Suárez.

A más de tres minutos y en cuarto lugar llegaron los palistas del pueblo, Néstor Pinta y Martín Mozzicafreddo, ovacionados como siempre aunque lejos en los tiempos del terceto de punta.

“Dimos todo, hasta acá llegamos. Ayer (en la etapa contrarreloj) entregamos el resto, pero fue imposible. Ya está... Algún día iba a pasar”, tiró el Piri con un dejo de resignación aunque sin reprocharse nada. En esa última frase, Pinta reconoce la evolución natural de sus competidores y poder entregar el cetro de los reyes “con la satisfacción de dar pelea”.

La etapa de ayer es la primera parte del largo parcial de años anteriores y que fue dividida por sugerencia de los palistas a cambio del segundo día de descanso.

A pesar de tener sólo 30 kilómetros de extensión, el tramo fue muy complicado para los palistas a causa de fuerte viento que azotó la zona durante la jornada.

Pero sin dudas lo más agotador para los competidores fueron los últimos ocho kilómetros que tuvieron que remar contra la corriente para terminar frente al balneario de esta localidad.

Dal Bo-Cáceres intentaron despegarse en varios puntos del recorrido, pero fue en vano. Los cuatro botes de punta, como ya es habitual, se han podido sacar pocos segundos en la mayoría de las etapas. Salvo en la contrarreloj, donde el esloveno Sakrajsek y el español Vega Suárez prácticamente sentenciaron la prueba.

De no resultar nada extraño y ajustándose a la máxima tan añeja como vigente de que “la regata recién se termina en Viedma”, a los europeos la victoria no se les puede escapar.

En K1 senior el ganador de la etapa fue el restante palista que viene peleado en la vanguardia y que todavía no había podido festejar en esta edición, Pascual Orellana (Asociación Italiana).

El neuquino se quedó con el triunfo y le restó más de un minuto al líder de la general, Maxi Domínguez (EMP), quien entró tercero en el parcial de ayer. Segundo fue Donato Volpe. A pesar del mal paso de ayer, Domínguez aún le lleva 32 segundos a Orellana en la sumatoria de tiempos.

En K2 mixtos hubo una nueva exhibición de Krisztina Bedocs y Julián Algañaraz, quienes se mantienen sextos en la general y ganan por un holgado margen la general en su categoría.

De la misma forma sucede con dos embarcaciones de la Escuela Municipal de Patagones, donde Diego y Hugo Ortega se quedaron ayer con una nueva etapa, mandan en K2 máster A y están 11° en la general. Por su parte, Andrés Busnadiego y Gustavo Cirillo ganaron su cuarto parcial y continúan firmes en el liderazgo de los K2 máster B.

Hoy desde las 11 se correrá el sexto y penúltimo parcial de la travesía entre el balneario de esta localidad y el establecimiento rural de la Familia Malaspina, con una distancia de 30 kilómetros.

El dato
de la jornada
5
Los segundos que los olímpicos, Dal Bo y Cáceres, pudieron acortarle a los líderes de la competencia. Si la cosa sigue así, pinta muy difícil.
Guardia Mitre