locales chinos hay en el país, según datos de la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático.

Neuquén habilita hasta tres supermercados chinos por mes

En un año se duplicó la cantidad de licencias comerciales otorgadas por el Municipio. En el 2016 existían nueve, al cierre del 2017 la cifra se elevó a 21 y durante los primeros meses del 2018 se inaugurarán tres más. Se ubican en distintos barrios de la capital.

11 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

La llegada de supermercados chinos se potenció en el 2017 a un ritmo vertiginoso. Desde la Dirección de Calidad Alimentaria de la Municipalidad informaron que desde hace seis meses están habilitando entre dos y tres por mes. Los funcionarios del área relacionaron el fenómeno con el cierre de una cadena local y que esta demanda vino a ocupar esos espacios. Esta expansión explosiva también se refleja a nivel nacional.

“La apertura de estos locales en esta ciudad ha sido notable. Se dio también que coincidió con que cerró la cadena de supermercados de marca neuquina. Entonces empezaron a ocupar ese espacio los supermercados chinos”, dijo Francisco Lebbed, director de Calidad Alimentaria del Municipio.

Lebbed detalló que actualmente son 21 los supermercados chinos, aunque próximamente se sumarán tres más. Para tomar una dimensión de este incremento en la ciudad hay que considerar que en el 2016 había nueve, por lo cual en el 2017 se sumaron más de diez.

El funcionario municipal describió que no ven que se concentren en determinadas zonas, sino que están distribuidos en diversas áreas del ejido municipal y apuntó que los próximos tres que se sumarán estarán uno en la zona oeste, otro en el barrio Santa Genoveva y el restante en el Belgrano, en la calle Aluminé al 600.

Te puede interesar Quieren más controles para los súper chinos de la región

Comentó que los supermercadistas le expresaron que invierten mucho en la capital porque ven un buen poder adquisitivo en la población.

Por otro lado, señaló que en tres o cuatro comercios con frecuencia detectan irregularidades, sobre todo en los productos lácteos que tienen la fecha de consumo vencida. Aunque aclaró que los otros trabajan muy bien. “Hay tres o cuatro que no hacen una buena rotación de la mercadería”, dijo.

Por estas razones comentó que analizan de qué manera se puede sumar a estos lugares algún director técnico. Se trata de un profesional que “contrate la misma empresa para hacer un control de calidad interno y aparte que nos sirva a nosotros para poder comunicarnos con alguien, ya que existe un problema de comunicación”.

La llegada del primer supermercado chino a la Argentina data de 1990 bajo el gobierno de Carlos Menem. Desde ese momento comenzaron a expandirse y hoy ya están en gran parte del territorio nacional.

Yolanda Durán, presidenta de la Cámara Empresarial De Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático (Cedeapsa), informó que en el último relevamiento que hicieron contabilizaron cerca de 11.000 bocas a nivel nacional de supermercados de proximidad. Así se caracteriza a los que tienen una superficie de 180 m² a 500.

Describió que generalmente se tratan de chinos que “toman mano de obra local porque solos no pueden atenderlos”. Agregó que es habitual que, contratos mediante, concesionan los rubros de verdulería y carnicería.

Relevamiento
de Acipan
El rápido incremento de la cantidad de supermercados chinos en la capital neuquina puso en alerta al resto de los comerciantes. El vicepresidente de la Asociación de Comercio, Industria, Producción y Afines de Neuquén (Acipan), Edgardo Phielipp, anticipó que realizarán un relevamiento “en los negocios de proximidad cercanos para saber si los está afectando en sus ventas”.
Declaró que vieron que “no van a las cercanías de los híper, sino que se distribuyen más en el barrio, por lo que responde a una estrategia distinta de comercialización”. Manifestó que por conversaciones que ha tenido con referentes de la Cámara Argentina de Comercio “lo que estaba concentrado en Buenos Aires y conglomerado se ha desplazado al interior del país”.
El primer local instalado y atendido por personas provenientes de China en el país se habilitó
en 1990, durante
la presidencia de
Carlos Saúl Menem.
“Hay un prejuicio de que todo está tocado por la mafia china. Les hacen la vida imposible para que puedan hacer su residencia”,
dijo Jorge Muñoz, referente de la Pastoral de Migraciones de Neuquén.
Del minorista
al mayorista
Desde Acipan señalaron que en Neuquén y en el país desde hace unos cuatro años se nota un cambio en la metodología de compra y una migración de la clientela de los supermercados “comunes” hacia los supermercados mayoristas.
“Sucedió que la gente está cambiando la metodología de compra. Compra más inteligentemente y busca precios. Hay un traslado de la clientela del supermercado común al mercado mayorista. Y eso responde a que las personas analizan más las compras”, analizó Carlos Pinto, presidente de Acipan.
Edgardo Phielipp agregó que últimamente se está notando un leve repunte en los hipermercados.
“En este momento los hipermercados han vuelto de a poco a recuperar su porción de mercado”, señaló el dirigente.
“Han desarrollado políticas de ventas intensas para llegar a los clientes. Aunque les costó, porque los mayoristas crecieron rápido”.
Evalúan impulsar un centro de distribución propio

La presidenta de la cámara que los agrupa (Cedeapsa) contó que el primer supermercado chino arribó a Argentina hace 27 años y “de ahí empezaron a crecer”.

Reveló que en base a lo que observan en el país evalúan para el próximo año armar su “propio centro de distribución, ya que los mayoristas quieren imponer o están abriendo sus bocas de proximidad. Por esto no nos queda otra que poner nuestros propios centros de distribución de los productos mas sensibles, que son los de las canasta básica”.

Sostuvo que los supermercados chinos son “una economía más diversificada. Muchas pequeñas pymes y varias familias directa e indirecta viven de los supermercados chinos”. Diferenció estos comercios de las grandes cadenas. “Es más equitativa, no es concentrada, como las grandes cadenas o hipermercados. Siempre son los mismos proveedores los que venden a los hipermercados, en cambio con nosotros es diferente. Al que produce algo de la zona, alguna pyme, y tiene buen precio, buena calidad, nosotros le compramos”, afirmó la dirigente.

Dijo que pese a rumores que circulan “no existe ninguna condonación ni rebaja ni nada que le parezca en materia tributaria”.

Sobre como inician su inversión explicó que provienen de “ganancias de un supermercado e invierten en otro”. Amplió que la primera vez que se instalan piden un monto prestado a alguno de sus parientes que luego se lo devuelve progresivamente. “Después de cinco o seis años, van teniendo una ganancia razonable y cuando ya logran un ahorro por ahí el hijo se pone otro supermercado”, reveló Durán.

Incluso marcó que en las aperturas “los pequeños empresarios ayudan porque quieren ser proveedores de ese supermercado”.

“Las bebidas las tenemos baratas porque cada distribuidor o bodegas tiene precios imbatibles. Las grandes cadenas hacen presión para ganar un 200-300% y nuestra utilidad nos lleva a un 15-20%. Por eso en vinos, champagne, somos baratos”. Otro punto fuerte son las promociones y las ofertas, dijo.

Neuquén