Propietarios insisten con el desalojo de Textil Neuquén

Plantearon denunciar a la Subsecretaría de Trabajo ante organismos internacionales de Derechos Humanos si no

ordena el retiro de las trabajadoras. Continúan las protestas.

16 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Las obreras textiles se movilizaron ayer por la mañana desde la fábrica Textil Neuquén de Parque Industrial hasta Casa de Gobierno y luego mantuvieron una audiencia en la subsecretaría de Trabajo con Ernesto Seguel y la subsecretaria de Derechos Humanos, Alicia Comelli.

El encuentro se extendió por más de dos horas y el grupo empresario volvió a insistir en el desalojo de las trabajadoras. A través de su representante legal, Pablo González, anticiparon que si la subsecretaría de Trabajo no ordenaba el retiro de las obreras, avanzarían en una presentación ante organismos internacionales de Derechos Humanos.

La abogada de las mujeres, Mariana Derni, calificó la presentación de “cínica” y agregó que “son las trabajadores quienes ven lesionados sus derechos humanos”. Agregó que solicitaron a las autoridades de Trabajo provincial una solución que contenga la restitución de los 36 puestos de empleo.

“Las trabajadoras están abiertas a distintas posibilidades, pero tienen que ser propuestas concretas y coherentes con el reclamo. Se pide que las maquinas regresen porque son parte de una prenda de un crédito que no está cancelado. También que no haya un solo despido”, indicó.

Las obreras realizaron un nuevo escrache en el local Amici, que también pertenece a los empresarios Diego y Hernán Huerta, dueños de la empresa que cerró el 31 de enero.

En una extensa caravana de automóviles que partió a las 10:30, las 36 trabajadoras salieron ayer desde las instalaciones que aun permanecen tomadas, sobre el kilómetro 3 de la Ruta 7. Durante todo el recorrido fueron acompañadas por sindicatos y agrupaciones políticas.

Tomaron la multitrocha y luego descendieron hasta la Gobernación, donde pararon unos instantes. Desde allí las mujeres continuaron el recorrido marchando a pie con banderas y pancartas hasta la esquina de Buenos Aires y Rivadavia donde se encuentra el local comercial de los hermanos Huerta.

En ese lugar permanecieron por al menos media hora y realizaron pintadas en los cristales, paredes y piso del comercio en repudio al desmantelamiento de la fábrica.

El extenso recorrido concluyó alrededor de las 13 en las puertas de la subsecretaría de Trabajo, de Mendoza al 450, donde se reunieron durante varias horas con el titular del área, Seguel.

Durante la mañana del miércoles las mujeres ya se habían manifestado en las puertas de la gobernación con un “maquinazo” simbólico con el mismo tono. Se trasladaron con sus máquinas de coser personales y produjeron ropa, almohadones, sábanas y manteles para donar a un jardín de Parque Industrial y para el Hospital Castro Rendón.

Solicitaron al subsecretario Seguel que arbitre una solución que incluya la continuidad de los 36 puestos de empleo que están en riesgo.
Neuquén

Últimas noticias de ésta sección