La pérdida del trabajo genera desesperanza en los desocupados

En un año se eliminaron 1.564 puestos en la actividad privada. La crisis muestra su costado más dramático en los que no pueden recuperar la fuente de ingresos.

En el mismo lapso el empleo se redujo un 3,2%, según datos del Indec. La cifra aumentó en el último trimestre del 2016 y afectó más a los hombres.

21 abr 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

“Qué te parece. Acá no hay nada ahora, estamos hace ya prácticamente tres o cuatro meses y no hemos recibido nada. Aparte es un pueblito que no podes decir: voy a conseguir un trabajo o una changa. Acá no hay nada”. El que habla es José Churrarín. Tiene 43 años y es uno de los 17 trabajadores que pertenecía a Embotelladora Comahue. Es una de las caras de las desocupación.

Según datos del Indec el empleo formal cayó un 3,2% en Neuquén a lo largo de 2016. En 2015 en la provincia había 115.976 puestos de trabajo registrados en el sector privado. El año pasado la cifra fue de 114.412, lo que representa una reducción de 1.564 puestos. El peor trimestre fue el cuarto cuando se registraron 113.100 empleos, cifras exclusivamente del ámbito privado.

La desocupación en el aglomerado Neuquén -Plottier fue de 6,7% en el cuarto trimestre de 2016. En la franja de jóvenes de hasta 29 años la tasa trepó al 14,2%, mientras que aquellos que superan esa edad y tienen menos de 65 años el número fue de 4,4%. De todas maneras los hombres conservan la mayor participación tanto en actividad como en empleo con un promedio del 60%, mientras que las mujeres apenas llegaron al 40%.

La planta de la Embotelladora Comahue está ubicada en Santo Tomás, una localidad de 370 habitantes, con comisión de fomento, distante a 40 kilómetros aproximadamente de Piedra del Águila. Churrarín recuerda que el último salario que percibió fue en diciembre del año pasado.

“Nos pagaron el 70% del sueldo. Nos quedaron debiendo el 30%, el aguinaldo, dos premios que se dan a fin de año. No cobramos enero, febrero y marzo. Nos han abandonado prácticamente, porque nosotros tuvimos una reunión en el ministerio de Trabajo, el 16 de febrero, con los dueños. Hicieron un acta acuerdo, un compromiso y bien gracias porque no lo cumplieron”, contó.

El grupo de despedidos permanece en las instalaciones a la espera de una solución. “Nosotros no queremos que esto se cierre porque es la única fuente de trabajo que tenemos. Podemos largar hoy la producción, pero ¿quién nos garantiza que nos van a comprar? A la provincia le tiene que interesar, si nosotros nos quedamos sin trabajo, ¿a quién le vamos a pedir trabajo? A la provincia”, agregó.

Patricio Reyes, de 32 años, fue despedido de la firma Maikop, una planta productora de biocombustible de Plaza Huincul. “En el año 2014 empezaron a pagar fuera de término. La última suspensión que tuvimos fue en noviembre de 2016, ya para esto veníamos cobrando en cuotas y fuera de término. A mí y a un par más nos llegó el despido este año”, señaló.

Actualmente Reyes vive en Centenario, en la casa de un familiar porque no puede afrontar el pago de un alquiler. “Yo tengo estudio, tengo título, pero parece que hoy por hoy no sirve de nada. Soy técnico de perforación y control de pozos. Nos dicen que esto se va a reactivar, pero de acá a tres meses más”.

Coinciden en que la espera se hace interminable. Pese a los anuncios de inversiones y las expectativas de una reactivación, los rostros de los despidos se multiplican en la región.

En números
114.412
trabajadores registrados tenía la provincia según el último registro del 2016. El peor trimestre fue el cuarto.
6,7%
fue la cifra de la desocupación para el aglomerado Neuquén-Plottier durante los últimos tres meses del año pasado.
En la franja de jóvenes hasta 29 años la tasa
de población activa sin empleo trepó al 14,2%, mientras que en el segmento de hasta 65 años fue de 4,4%.
“Te dicen ‘aguantá, que se reactivará’. Pero va pasando el tiempo y no te sale ni un trabajo, y lo cierto es que la estamos pasando muy mal”.
Patricio Reyes, desocupado de la empresa Maikop,
de Plaza Huincul.
Neuquén