Río Negro postergó la salida de sus bonos por $3.000 millones

No era una buena jornada para ubicarlos en el mercado financiero. Esperarán unos días para tener mejores condiciones, pero los tiempos apremian porque la provincia debe pagar en corto plazo sueldos y aguinaldos de la administración pública.

20 jun 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Río Negro resolvió ayer a último momento no colocar sus bonos en pesos frente al riesgo evidenciado por el mercado financiero. La negociación de esos títulos por 3.000 millones -que serán centrales en el cumplimiento de próximas obligaciones salariales y de los pagos de vencimiento de agosto de la deuda- serán ofertados a inversores en los próximos días.

Simultáneamente, el bloque del FpV presentó un “amparo-prohibimus” en el Superior Tribunal de Justicia para trabar esa operación, procurando “frenar el delirio de endeudamiento” planteado por el gobierno de Alberto Weretilneck, según declaró el legislador Nicolás Rochás.

Ayer, el equipo del ministro de Economía, Isaías Kremer, tenía todo preparado para la colocación de los bonos en pesos, con un plazo de 36 a 60 meses. Pero los técnicos advirtieron que no era oportuno por el imprevisto lanzamiento del Estado Nacional de un bono en dólares a 100 años. Además, el Banco Central mantuvo alta la tasas de la colocación de Lebac.

“El costo de hoy (por ayer) sería alto para Río Negro, también por una leve suba del dólar”, ayer se explicaba en el mercado.

Entre esta semana y la próxima, el gobierno provincial debería negociar esos bonos por 3.000 millones frente a las necesidades de fondos para julio y agosto. La inicial presión corresponde a las obligaciones salariales de junio y el medio aguinaldo, con un requerimiento neto de 1.500 a 1.600 millones. Es decir, una necesidad de 500 a 550 millones por encima de la masa salarial de los últimos meses. A las pocas semanas, al comenzar agosto, Economía deberá pagar unos 400 millones por vencimientos de Letras del Tesoro colocadas el año pasado.

Economía dispone de la autorización nacional para la colocación de los bonos, basándose en el endeudamiento fijado en el presupuesto del 2017 por 4.000 millones de Letras del Tesoro.

Ayer, los legisladores Rochás y Marcelo Mango informaron del recurso presentado para “frenar el nuevo y brutal endeudamiento con el que Weretilneck pretende seguir hipotecando el futuro de los rionegrinos”. La bancada del FpV -afirmaron- rechazó y se sorprendió por “la forma irresponsable con la que el gobernador sigue tomando deuda, con el sólo fin de cubrir los déficit de su mediocre administración”.

El dato
3.000
Millones de pesos es el monto que la provincia pretende colocar. Una parte de ese dinero es para vencimientos.
Viedma

TAGS.

Últimas noticias de ésta sección