El esplendor
de Curruhué Grande y laguna Verde

A poca distancia de Junín y de San Martín de los Andes, encontramos este paraíso de montañas, aguas transparentes y bosques.

14 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

Curruhué en mapuche significa “lugar oscuro” y refiere a que en el pasado este fue un lugar de gran actividad volcánica.

En medio de un paisaje inigualable, el lago Curruhué Grande y la laguna Verde están circundadas por densos bosques de araucaria, ñire, roble, raulí, lenga y ciprés y poseen extensas y tranquilas playas de arena negra, con aguas transparentes, de color verdoso y oleaje reducido.

Están a sólo 700 metros el uno de la otra, unidos por un pequeño río. Allí existe un camping agreste que algunos acampantes no dudan en calificar como el paraíso. Este suele ser el punto de partida para realizar diversas caminatas, como por ejemplo al mirador Curruhué Grande, de dificultad baja y sólo 20 minutos de duración.

La senda al volcán Achen Niyeu presenta una dificultad media y una duración de cinco horas. Para aprovechar: muy cerquita del camino de acceso al volcán se encuentra la cascada Portezuelo.

Otra senda de trekking es la que permite llegar a Puerto Arturo, por la Huella Andina. También tiene dificultad media pero insume dos a tres días de trekking.

Durante el recorrido, bordeando la laguna Verde, es posible observar una curiosa formación denominada Escorial, un manto de lava encauzado en un antiguo valle glaciar de aproximadamente 7,5 kilómetros de largo y que baja desde el volcán Achen Niyeu y muere internándose en el lago Epulafquen.

Cuentan los que saben que estos espejos de agua esconden peces de muy buenos tamaños y el preciado salmón encerrado, por lo que suelen ser frecuentados no sólo por amantes del trekking y de los paisajes de montaña sino también por los apasionados de la pesca con mosca.

Parque Nacional Lanín