Los ecosistemas áridos sufren menos, afirman

13 nov 2015 - 00:00
Comparte esta noticia

Las redes de experimentos coordinados son ideales para realizar estudios comparativos a distintas escalas, desde una región particular hasta el planeta entero, ya que, a diferencia de los experimentos tradicionales, en sitios específicos y con metodologías diferentes, los coordinados usan una metodología común estandarizada.

“Que los experimentos individuales de sequía sean difíciles de comparar no significa que los estudios anteriores no sirvan. Por el contrario, nos han permitido conocer cómo la sequía afecta el crecimiento de las plantas. Por ejemplo, la bibliografía indica que ese impacto es más grande en los sistemas húmedos que en los áridos, donde las lluvias son naturalmente muy variables; un año llueve muy poco, otro llueve mucho, otro llueve normal. Al haber evolucionado en estas condiciones, los organismos sufren menos las sequías que aquellos que lo hicieron con precipitaciones homogéneas y abundantes todos los años. Del mismo modo, algunos estudios muestran que los ecosistemas más diversos se ven menos afectados por la sequía que aquellos que tienen pocas especies. Estas hipótesis se podrán comprobar con nuestra red ya que vamos a poder comparar los resultados de sitios en un amplio rango de ecosistemas (desde áridos hasta húmedos y desde poco diversos hasta muy diversos, como selvas)”.

“Nuestra red Drought-Net va a cubrir virtualmente todo el planeta, desde China a Estados Unidos, África, Australia e Europa; incluso Argentina”, señala Yahdjian, y agrega: “Todos los experimentos empezarán al mismo tiempo, durarán varios años, serán a campo y emplearán los mismos protocolos de mediciones y metodologías. Usaremos parcelas de cuatro a seis metros cuadrados, cubiertas con techos transparentes que interceptan parte de la precipitación. Al reducir la cantidad de lluvia que llega al suelo estaremos simulando un evento de sequía. Luego compararemos los resultados obtenidos en esa situación contra los de un tratamiento control que recibirá todas las lluvias del año. ¿Qué variables vamos a registrar? Entre otras, las relacionadas con la biodiversidad, la productividad y las redes tróficas de los ecosistemas. Confiamos en que las diferencias que se observen dependerán de la cantidad de lluvia que llegue al suelo”.

Esta red cuenta con 60 sitios en todo el mundo. Si bien la mayoría está en Estados Unidos y Europa, en Sudamérica existen 17, de los cuales 14 se ubican en Argentina, cubriendo desde la Patagonia hasta la Región Pampeana, Cuyo y el centro del país. “Cada uno de estos sitios va a estar a cargo de un grupo de investigación distinto”, aclara Laura y continúa: “Ésta es una característica de las redes de experimentos coordinados. Este punto es clave porque cada grupo conoce profundamente los sistemas en los que trabaja. Los investigadores a cargo de los experimentos en Argentina pertenecen al INTA, al Conicet y a universidades nacionales”, comenta Yahdjian. “Además, estamos contemplando en el futuro agregar nuevos sitios experimentales que incluyan sistemas productivos. Algunos de los grupos de investigación incorporarán cultivos”.

La red Drought-Net no es la primera red de experimentos coordinados, pero probablemente sí la más nueva. Otras redes de experimentos en ecología y ciencias ambientales son la NutNet (Nutrient Network) y a la LTER (Long-Term Ecological Research).

Laura Yahdjian explica el nacimiento de la Drought-Net. “La iniciativa y el proyecto original surgieron de un grupo de investigadores estadounidenses. El financiamiento proviene de la NSF (National Science Foundation), que aporta los fondos para la mayoría de las investigaciones en Estados Unidos. Estos fondos estarán destinados a organizar reuniones científicas en las que los investigadores de la red discutiremos el mejor diseño de los experimentos, los protocolos más convenientes, cómo vamos a compartir los resultados o cómo los vamos a analizar. En cuanto a los experimentos en sí, cada grupo los financiará en sus propios sitios de estudio. La luz verde de largada se encenderá a fin de año. Mientras tanto, esperamos que el proyecto siga sumando más grupos de investigación y sitios experimentales”.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.