Avistaje de aves: Yal negro

24 dic 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Nombre científico: Phrygilus fruticeti

Es el más abundante de los yales registrados en el norte patagónico. Frecuenta estepas arbustivas en el monte y la estepa patagónica (en esta sólo en primavera y verano).

Los sexos son diferentes. El macho es gris oscuro con un amplio babero negro (más notorio con plumaje desgastado) y una línea de manchitas blancas en el ala que forman pequeñas barras. Tiene abdomen inferior y subcaudales blancos. La hembra es parda con la cabeza gris y las mejillas canela. Ambos tienen el pico anaranjado, aunque en la hembra tiene una tonalidad más rosácea.

Muy territorial durante la época de cría, canta posado en el ápice de arbustos. Realiza un silbo seguido de un trino largo y su vocalización puede acompañarla de un despliegue aéreo donde se deja caer planeando.

Se reproduce en primavera y verano; ubica su nido en forma de taza en la base de arbustos. En otoño e invierno forma bandadas nómades de hasta 100 individuos o más, integradas por machos, hembras y juveniles. En esta época su canto, simple, consta de un corto y nasal “ué”.

Se alimenta de semillas y frutos de arbustos, cuando está alimentando a sus pichones también captura insectos. Común en todo el norte patagónico salvo la zona altoandina.

Consejos para el avistaje

• Muy común en el monte semiárido tanto en verano como en invierno.

• Hembras y juveniles recuerdan a la hembra del gorrión común. Ver las bandas blancas en el ala y el rosado del pico, que son distintivos.

TAGS.

Últimas noticias de esta sección