Abuela en riesgo quedó atrapada en su vivienda

La mujer, de 80 años, sufrió una descompensación y quedó desvanecida. Como todos los accesos de la vivienda estaban bloqueados, los bomberos debieron derribar una puerta.



La policía y los bomberos debieron forzar la puerta de hierro de la vivienda de la anciana para poder entrar.
NEUQUEN (AN).- Una mujer de 80 años tuvo que ser rescatada de su propia casa en la que había quedado virtualmente presa, desvanecida en el piso de una de las habitaciones y sin poder avisarle a nadie. La abuela tenía todos los accesos a la vivienda bloqueados: las puertas con dos vueltas de llave y rejas de seguridad en las ventanas e incluso en el acceso principal.

Para poder sacarla la Policía y los bomberos tuvieron que llevar adelante un impresionante operativo en plena madrugada, en el bajo de la ciudad, gracias al aviso de los vecinos que notaron que algo raro estaba pasando luego de intentar en más de una oportunidad llegar hasta ella sin tener éxito.

Los efectivos tuvieron que derribar una puerta y cortar las rejas para así poder trasladar luego a la anciana al hospital Castro Rendón donde ayer permanecía internada. El caso pone al desnudo los riesgos que se corren por el miedo a la ola de asaltos, más aun cuando se trata de una mujer mayor y que vive sin compañía.

Eran cerca de las 10 de la noche y las luces de la casa de Miguela, una abuela que vive en esta ciudad, seguían encendidas.

“Algo poco habitual en ella que a esa hora suele estar durmiendo y con los ventanales cerrados”, indicaron sus vecinos. Por este motivo un matrimonio que vive enfrente de su casa comenzó a sospechar de que algo estaba pasando. Y no se equivocó: Miguela estaba desvanecida en el piso de su habitación.

Luego de golpear la puerta durante un largo rato y no recibir respuesta, además de observar que las luces estaban encendidas y los ventales abiertos de par en par, el matrimonio amigo de Miguela decidió llamar a la policía. Ya había pasado la medianoche y sobre la vereda de la casa comenzaron a desfilar patrulleros, ambulancias y el carro de los bomberos que llamaron la atención de más de un curioso que se acercó hasta el lugar.

La vivienda tiene rejas en todas las ventanas y en la puerta principal por lo que los vecinos no pudieron socorrerla y los bomberos tuvieron que cortar las rejas y romper la puerta con una barreta para poder rescatarla. Incluso hasta los ventanales más pequeños están protegidos con rejas en la vivienda.

Luego de más de media hora de trabajo y cerca de las 2:30 de la madrugada, según indicaron fuentes policiales, los efectivos de la fuerza y de bomberos pudieron ingresar a la casa luego de destrozar literalmente la cerradura de la puerta de acceso principal con un cortafierro.

La policía llegó a la vivienda de calle Cháneton al 200 minutos antes de las 1 de la madrugada. Y al ver que estaban todas las ventanas y la puerta de ingreso principal enrejadas, se optó por llamar al cuartel de bomberos.

Cerca de las 2:30 de la madrugada la mujer pudo ser retirada de la vivienda. Inmediatamente fue trasladada en ambulancia hasta el hospital regional de esta ciudad donde luego de recibir la atención médica quedó internada.

Los vecinos intentaron ubicar a alguno de los familiares de la señora mientras la policía y bomberos realizaban los trabajos de rescate pero no tuvieron éxito. Por este motivo la casa quedó custodiada por efectivos de la comisaría Segunda. Finalmente, ayer, se pudieron encontrar a los familiares y la custodia policial se retiró del lugar. “Hoy -por ayer- vino el yerno, se encargó de dejar todo cerrado, y nos dijo que Miguela seguía internada”, relató uno de los vecinos.


Comentarios


Abuela en riesgo quedó atrapada en su vivienda