Aburrieron en un clásico para el olvido

Estudiantes y Gimnasia jugaron un partido sin arcos, con el fútbol ausente.



#

fútbol de afa

Estudiantes y Gimnasia defraudaron porque a lo largo de los 90 minutos hicieron poco y nada, por momentos se repartieron el dominio, pero como ninguno lastimó, esta nueva versión del clásico de La Plata terminó sin goles y con escasísimas emociones. Los dos tuvieron las mismas carencias: alguien que generara fútbol. Por eso hubo mucha lucha y alguna pierna fuerte, y generar peligro fue un trabajo titánico. A la hora de nombrar alguna individualidad habrá que destacar a dos que ingresaron en la segunda parte: Diego Nicolaievsky, en Gimnasia, y Joaquín Correa, en Estudiantes. En el arranque del partido, el Pincha comenzó mejor porque se adueñó del campo y la pelota, pero no creó peligro. Por el contrario, Gimnasia se abroqueló bien en el fondo, y de contra dispuso de las situaciones más claras. A los 4 un buen pase de Javier Mendoza dejó bien ubicado a Jorge Rojas, quien despachó un tiro que sacó Agustín Silva y, a los 39, un cabezazo del uruguayo Alvaro Fernández provocó otra atajada del arquero Pincharrata. A pesar de cierto dominio, el equipo dirigido por Mauricio Pellegrino recién llegó con cierto riesgo a los 43’, cuando un mal pase de Juan Quiroga dejó totalmente solo a Ezequiel Cerutti, pero el remate del delantero fue contenido por Fernando Monetti. En el comienzo del ST, Estudiantes fue más porque decidió adelantarse, y encerró al Lobo, pero le faltó precisión. Con un Román Martínez errático, el Pincha debió esperar el ingreso de Correa (20’) para encontrar a alguien que condujera cada ataque. Durante ese lapso, Estudiantes tuvo dos aproximaciones de cierto riesgo. Sobre los 6, un remate de Cerutti se fue por encima del travesaño y, a los 20, el delantero envió un centro de derecha a izquierda que no fue conectada por ningún compañero. Después de esa jugada el cotejo se diluyó de a poco. El cansancio, quizá la falta de ideas e individualidades, pudieron ser las razones de eso. Lo único concreto fue que el 0-0 resultó justo, pero sobre todo reflejó lo poco que hicieron ambos equipos.

FBaires

Lucha, lucha y más lucha en un partido en el que no ofrecieron nada.


Comentarios


Aburrieron en un clásico para el olvido