Acuerdo para exportar carne a la UE: el consumidor frente a un especulativo mercado



La resolución de la Unión Europea que permite al norte de la Patagonia exportar carne con hueso genera muy buenas expectativas para el desarrollo de la actividad ganadera.

Productores e industria festejan la medida. Si bien la oferta exportable que presenta Río Negro y Neuquén para este tipo de cortes es limitada, por la cantidad de hacienda existente en la zona, crecerá a costa de una menor disponibilidad de carne en las góndolas locales.

Las posibilidades de colocar cortes con hueso premium en los mercados de alto poder adquisitivo generan una renta extra difícil de rechazar para la actividad.


Europa importó el año pasado desde la Argentina cerca de 80.000 toneladas de carne bovina (res con hueso), volumen que representa sólo el 15% del total exportado por el país. La región podrá ingresar a este mercado, en una primera etapa, un techo de hasta 500 toneladas. Pero este volumen con altos valores en destino genera retornos significativos para toda la cadena integrada. El límite de 500 toneladas se obtiene del potencial que tiene la región para producir los novillos con las características de exportación que demanda Europa para este tipo de cortes.

Claramente los grandes ganadores de esta nueva medida son los integrantes de la actividad (productores y frigoríficos) ya que tienen la posibilidad de trabajar con un consumidor de alto poder adquisitivo, como lo es el europeo, y proyectar, con este horizonte, inversiones para hacer crecer su negocio.

El consumidor local, en este nuevo escenario, será el que deberá ceder terreno. Una pequeña modificación en la oferta de carne, dentro de un mercado cautivo como es el del norte de la Patagonia, podría impactar de lleno en los precios del producto.


La apertura del mercado europeo, si bien no significa la inmediata exportación de producto, ya genera tensiones en el mercado. Una caída de la oferta sobre los cortes con hueso en las góndolas locales definirá saltos de precios que, en muchos casos, no podrán ser convalidados por los consumidores.

Algo de este salto en las cotizaciones estará determinado por la menor oferta. Pero la mayor proporción será mera especulación que normalmente se genera en este tipo de mercados cerrados.

Hoy un kilo de asado o corte de calidad con hueso en la región se ubica en torno a los 350 pesos. No se descarta que ese valor toque precios irrisorios ante una ola especulativa que nada tiene que ver con la falta de oferta del producto en la góndola.


Comentarios


Acuerdo para exportar carne a la UE: el consumidor frente a un especulativo mercado