Adolescentes en conflicto con la ley: "con ayuda, hay chicos que cambian"

Germán Martín, fiscal de Delitos Juveniles de Neuquén, habló del joven del barrio San Lorenzo. Aclaró que no hay un mensaje de impunidad por debajo de los 18 años.

La vivienda de la familia fue saqueada, incendiada y demolida por los vecinos. Foto: Archivo/Oscar Livera

La vivienda de la familia fue saqueada, incendiada y demolida por los vecinos. Foto: Archivo/Oscar Livera

Hace 18 días, un grupo de vecinos del barrio San Lorenzo de Neuquén saqueó y prendió fuego la vivienda de un adolescente, y luego la demolió a golpes de maza para que su familia no vuelva a habitarla. El detonante fue un robo que le atribuyeron pero que hasta ahora no fue denunciado formalmente, según informó la fiscalía.

Germán Martín, fiscal de Delitos Juveniles, dijo que el adolescente vive ahora con su padre y su madre en otro barrio de Neuquén. "Está en contacto con la defensoría Penal de los Derechos del Niño, se le notificó de dos causas, un hurto y un robo. El hecho que motivó los incidentes, esa denuncia nunca me llegó".

Cumplió 16 años en junio, por lo que puede ser condenado por los delitos que cometa. Si es a una pena efectiva, después de los 18 años podría ir a la cárcel.

"Se habló con él, se le hizo ver que por sus acciones los padres perdieron la casa", dijo Martín a Río Negro. "Ahora está tranquilo, está jugando al fútbol en la canchita del barrio donde se mudaron, hay una oportunidad".

Agregó que a la fiscalía "vino con el padre y con la madre, eso es una señal importante de que tiene algo de contención, porque cuando no la hay vienen solos".


Desde antes de nacer


El adolescente está inserto en una historia familiar emparentada con las carencias, derechos básicos insatisfechos y la violencia institucional. Ya durante la crisis de 2001, cuando él no había nacido, hay registros en el archivo del diario sobre una represión policial de la que fue víctima una tía suya por reclamar una vivienda junto con otros vecinos. Fue poco después de que Rubén Arias muriera quemado durante una toma de un plan habitacional.

En 2004, el año de su nacimiento, su padre fue condenado a prisión por robo. Ese año a su tía la involucraron en un homicidio. Años después la imputarían en otro, pero nunca reunieron pruebas para condenarla. Hoy, 19 años después, ella sigue reclamando una vivienda y vive en una casa apropiada.


Asociación directa


Así, el adolescente nació con un apellido y la pertenencia a una familia que la policía, el Poder Judicial, los medios de comunicación y los vecinos asocian en forma directa con el delito.

El fiscal Martín señaló "el chico del barrio San Lorenzo no tiene delitos graves, pero llegó a un nivel de hartazgo. El delito adolescente es bastante violento, torpe, fastidioso comunitariamente, molesta mucho. En los barrios a los autores se los animaliza y se les dice las ratas".

Añadió que desde la fiscalía "queremos dar una respuesta racional para evitar que pasen estas cosas absolutamente desproporcionadas" como la quema de su vivienda familiar.


Oportunidad para cambiar


Germán Martín, fiscal de Delitos Juveniles.

En una charla que mantuvo por radio Fuego con el abogado César Pérez, el fiscal señaló que "hay que darles una oportunidad de cambio a los 15, 16 o 17 años. A esa edad pueden cambiar. Si no quieren, siempre está la cárcel. Pero con oportunidades, con ganas, con predisposición, hay muchos chicos que hacen un click".

"Hay que avisarles que el camino del delincuente adolescente es un destino de cementerio o de cárcel larga, no son delincuentes sofisticados que van a vivir del delito", advirtió.

Martín refirió que justicia y policía especializada en el Adolescente hay sólo en Neuquén capital, y dijo que ese doble estándar respecto del resto de la provincia es inaceptable.


Administrar la conflictividad


"Si no hay justicia especializada, el que administra la conflictividad adolescente es la policía que a veces resuelve bien y a veces quiere disciplinar con violencia y termina en una violencia institucional", explicó. "O administra la conflictividad el barrio: el ajuste de cuentas, la quema de las casas".

Aclaró por otra parte que "no hay un mensaje de impunidad. Los chicos son sujetos de responsabilidad, hay un nivel de reproche. Si cometiste un delito grave, si se te dieron oportunidades, se te aconsejó, se te ayudó, y vos seguiste en la misma onda delictiva, tenés que ser condenado".


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Adolescentes en conflicto con la ley: "con ayuda, hay chicos que cambian"