AESA aumentará el stock de cajas de arena para YPF

En octubre tendrá listos tres sets de fractura. Además de la fabricación de las últimas Lumas Boxes esperan la llegada al país de las nuevas cintas transportadoras.





El primer target de la empresa es armar 240 sand boxes. El año pasado importaron 120.

El primer target de la empresa es armar 240 sand boxes. El año pasado importaron 120.

Hace aproximadamente un año que YPF comenzó a imitar el uso de Lumas Boxes de Estados Unidos en Vaca Muerta para optimizar la logística en lo que la industria conoce como la última milla. Lo que arrancó como un uso aislado en pocos meses se masificó y ante la creciente demanda, AESA, la subsidiaria de la petrolera de bandera, tendrá listos tres sets de fractura en octubre.

Ante la consulta de Energía On desde la subsidiaria de YPF informaron que antes de noviembre van a terminar la fabricación de las últimas Lumas Boxes y, sumadas a las que formaron parte del proyecto piloto, tendrán a disposición 360 cajas. En paralelo agregaron que es “inminente” la llegada al país de los Conveyors (cintas de acopio y transporte de las cajas) que restan para completar los tres sets de fractura.

El incremento de herramientas de AESA es para acompañar las ambiciosas proyecciones de producción que anunció a mitad de año la compañía de energía de mayoría estatal para su principal clúster de tres áreas en la formación -a pesar del congelamiento de combustibles, las metas siguen vigentes.

En números

360
es la cantidad de Lumas Box que tendrá a disposición la compañía a partir de octubre. Son 120 cajas por set.

A través de este sistema, la semana pasada la compañía llegó a las 933 etapas de fractura realizadas. En total se intervinieron 37 pozos en 10 pads y se llevan transferidos 216.382 toneladas de arena.

Así como YPF, otras compañías con presencia en la formación comenzaron a utilizar el sistema para el acopio y traslado de las arenas que ya había demostrado su potencial en la principal cuenca de shale del mundo.

En números

933
etapas de fractura es la cuenta que llevan realizádas con la tecnología.

En poco tiempo las cajas herméticas no solo cambiaron la manera de operar, sino que inmediatamente registraron un impacto directo en los niveles productivos. Además, con las cajas se eliminó el impacto en el personal y en el ambiente que era causado por la manipulación de la arena.

El uso on demand de este insumo y del agua para hacer las fracturas hidráulicas permitió que varias empresas alcanzasen récords en las etapas de fractura por día y, a su vez, redujeran los costos operativos.

En números

216.382
toneladas de arena es la cantidad que llevan transferidas desde que se comenzó a implementar.

Otra de las ventajas es que logró que se eliminen por completo las pérdidas de arena que se ocasionaban al momento de la manipulación. Además, suprime el residuo que se genera por las Big Bags, garantiza un acopio seguro y de mayor volumen. La capacidad de acopio de una bolsa de arena es de 1,5 toneladas, mientras que cada caja hermética guarda 12 toneladas.

La mano de obra y los materiales son locales.

Actualmente AESA tiene un set de fractura en el bloque La Amarga Chica de YPF en un pad de 4 pozos y un promedio de cinco etapas de fractura por día. Desde la firma expresaron que “en varias” oportunidades se logró alcanzar las 10 etapas de fractura por día.

La fabricación nacional

En junio la compañía anunció una ampliación de contrato con la norteamericana Propx -dueña de la tecnología de las cajas- que además de asegurarle la representación exclusiva para el uso y comercialización de Lumas Box, estaba habilitada para la fabricación nacional.

El nuevo contrato abarcó las etapas de ingeniería y fabricación en una estación de trabajo acondicionada específicamente para la serialización del proyecto en la Planta Industria Canning.

La fabricación nacional de esta tecnología fue la demostración concreta de la apuesta de la operadora para este sistema. El primer target fue la fabricación de 240 unidades que actualmente están en la etapa final; vale remarcar que para el proyecto inicial AESA importó 120 cajas.

El particular diseño con el que se disponen las sand boxes para operar

Como en todos los procesos de la industria, el trabajo previo es crucial para garantizar el correcto desarrollo de las tareas y el uso de las cajas de arena no es la excepción. En este caso hay un diseño que se repite independientemente de las empresas que lo apliquen.

Los sets de fractura están compuestos por aproximadamente 120 sand boxes, dos Conveyors (cintas donde se apoyan y se mueven las cajas) y dos auto elevadores. Las cintas, que tienen una capacidad de descarga de 1000 toneladas por hora, se colocan en forma de “L” de manera en la que coincida un extremo en uno de los vértices.

En cada una de las cintas transportadoras van cinco boxes. La idea de tener dos cintas es para tener una de back up, lo mismo que el auto elevador.

Con el envío que recibirá AESA el mes que viene llegará a los seis Conveyors y tendrá listos los tres sets de fractura.

La innovación propia que le sumó la compañía a la operación es un piso desmontable que hace la operación más segura.

Se trata de paneles modulares de alta capacidad de carga y tránsito. Cada uno ocupa una superficie de 30x30 y el encastre de las plantas es por sistema de bloqueo. El peso unitario estimado es de 500 kilogramos.

El objetivo de esta implementación es evitar lo que denominan footprint, es decir, la huella que dejarían los auto elevadores y el posible hundimiento del terreno por el acopio de las cajas de arena. Esto además permite tener una gran cantidad de cajas apiladas cerca de la operación para reabastecer las cintas.


Comentarios


AESA aumentará el stock de cajas de arena para YPF