Ahora esperan el aval de mercados y el Congreso

Funcionarios explicarán hoy las medidas en Wall Street.Esperan que el PJ apoye la sanción para la paridad con el euro."La convertibilidad y la paridad se mantienen", dijo De la Rúa.



El gobierno confía en obtener esta semana el aval de los mercados y el Congreso para el anunciado plan de crecimiento con el que espera sacar a la economía de la recesión en la que cayó hace casi tres años.

Las autoridades necesitan que la Cámara de Senadores, dominada por el PJ, sancione el proyecto de ley para cambiar el esquema de Convertibilidad vigente desde 1991, que ya cuenta con el respaldo de los diputados.

Esa ley hará que el valor del peso sea fijado por el promedio simple entre el dólar y el euro, después de más de diez años en los que el peso mantuvo una paridad “uno a uno” con la estadounidense.

El gobierno anunció el viernes pasado la creación de un “dólar para la exportación” que dará un beneficio adicional del 8% para el sector. Las autoridades aclararon que no se trata de una alteración en el sistema monetario, sino de una “medida comercial” para dar estímulos a las exportaciones.

“La convertibilidad y la paridad se mantienen y lo que se hace es una ecuación para exportar e importar basada en la convertibilidad ampliada que nos aprobará el Congreso”, dijo el presidente Fernando de la Rúa en una entrevista publicada ayer en el diario “Clarín”.

Cuando se le preguntó si está seguro de que el Senado avalará este proyecto, el jefe de Estado respondió que el peronismo se ha comprometido a dar su apoyo a un programa que “es para el bien de todos”.

De la Rúa también confió en que las medidas para reactivar el consumo interno y mejorar las condiciones de competencia de los exportadores “caerán bien en los mercados”, que volverá a funcionar mañana, después del fin de semana y del feriado de hoy por el Día de la Bandera.

Los mercados esperaban ansiosos el anuncio de correcciones en el plan económico en medio de un proceso de más de tres años en depresión.

Algunos economistas han señalado que puede haber incertidumbre en los mercados por la creación del “dólar para la exportación”, al que algunos consideran como una marca hacia la salida de la convertibilidad y otros, incluso, como una devaluación encubierta.

“Se equivocan de cabo a rabo porque sólo se pueden devaluar monedas y aquí no hay ningún cambio monetario. Cualquier argentino podrá comprobarlo: con un peso podrá seguir comprando un dólar, o viceversa”, replicó el ministro de Economía, Domingo Cavallo, en declaraciones al diario “La Nación”.

“Nosotros -siguió- habíamos sufrido la exagerada apreciación del dólar y, con la nueva convertibilidad, lograremos protegerla de esta inestabilidad sin que haya devaluación ninguna, ni ahora ni en el futuro”.

Cavallo destacó otros aspectos de las medidas económicas.

Explicó que las reducciones que se aplicarán a partir del 1 de julio en el impuesto a las Ganancias posibilitará que unos “300 millones de dólares vuelvan a los bolsillos de la gente” y podrán ser derivados a la reactivación del mercado interno de consumo.

El Gobierno ha prometido que la presión fiscal bajará a medida que la reactivación económica esperada se traduzca en un aumento de la recaudación fiscal, aunque aclaró que será prudente en este sentido para evitar desequilibrios en las cuentas públicas.

“Un buen programa de crecimiento tiene que equilibrar la solvencia fiscal con el estímulo a la producción, la exportación y el consumo”, completó Cavallo.

En la misma tónica, el viceministro de Economía, Daniel Marx, aseguró que el balance final del paquete de medidas, promoverá “una mejora” sobre las cuentas públicas que va a “ser menor de 600 millones”.

El viceministro aseguró que, en el caso de la Argentina y ante las medidas dispuestas en las últimas semanas, “en la medida en que insertamos más competitividad, es cuando se generan oportunidades de empleo y es cuando se obtienen mayores posibilidades de consumo”.

Más allá de las necesidades del gobierno de salir a ratificar la continuidad de la paridad peso-dólar en el ámbito local, también se están adoptando las medidas para explicar en el frente externo.

Con esta premisa, el jefe de Asesores del Palacio de Hacienda, Guillermo Mondino, mantendrá hoy en Nueva York una serie de reuniones con inversores y operadores de Wall Street, donde se buscará ganar la confianza de los mercados para posibilitar en breve una reducción del riesgo país.

Otra de las movidas dispuestas por el Ministerio de Economía fue el envío de cientos de mails en inglés y castellano a un amplio universo de empresas y firmas del área financiera y bursátil para advertirles a los brokers sobre el paquete de medidas.

Economistas aguardan más medidas para salir de la recesión

Economistas advierten que las medidas anunciadas por el gobierno de Fernando de la Rúa van en la dirección “correcta” aunque estiman que se aguardan más medidas para apoyar una salida de la recesión, ampliar los ingresos de las sectores más bajos de la población y continuar con las reformas pendientes.

Para Fernando Losada, economista del ABN Amro Bank, los anuncios “están orientados en la dirección correcta. En los próximos días los inversores van a estar más preocupados por las cuestiones cambiarias, pero el núcleo de los anuncios está en lo fiscal”.

“Me parece muy bien la rebaja dispuesta en Ganancias y la posibilidad de reducir los intereses hipotecarios de los impuestos, tal como sucede en EE.UU.”, explicó Losada. Desde Nueva York, el economista aseguró que tras los cambios en el frente externo con el “Factor de empalme”, el gobierno argentino “deberá hacer un gran esfuerzo didáctico para explicar que esto no es una devaluación y que es una herramienta de política comercial”.

En tanto, según Orlando Ferreres, ex viceministro de Economía, con las medidas en favor del consumo y la exportación “no se pretende hacer grandes cambios” debido a que reportan ventajas “de tres a cinco por ciento”.

El economista aseguró que el Factor de empalme es “una medida que se contrapone con otra” que fue adoptada meses atrás en favor de los importadores de bienes de capital, puesto que se dispuso una reducción arancelaria de hasta un 14 por ciento y ahora se impone un sobrecosto de un ocho por ciento.

Ferreres aseguró que “estas medidas serían la base para que las cosas funcionen” y aseguró que si el riesgo país se mantiene en los 900 puntos básicos, la economía “no se reactiva”.

Claudio Lozano, economista del CTA, aseguró que “plantear una devaluación sin mencionarla, seguramente va a traer algún tipo de corcoveo en los mercados”. Agregó que “no hay ninguna estrategia cierta de redistribución de ingresos hacía los sectores que sufren más la desocupación y la expansión persistente de la pobreza” y estimó que establecer iniciativas que le reporten mayores ingresos a los sectores medios y bajos “sería un mecanismo fuertemente reactivante”.(DYN)

“El IVA al transporte no provocará subas”

El secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, opinó ayer que la aplicación del IVA al transporte “no debería afectar a las tarifas” del sector y defendió la medida al señalar que cuando se generaliza este gravamen se reduce “la economía en negro”.

“Todas las medidas tienen su fundamento. El hecho de ponerle IVA al transporte, si las cuentas están todas en blanco, como deberían estar, no debería afectar a las tarifas”, afirmó.

El funcionario consideró luego que “cuando se generaliza el IVA se blanquea el sistema de transacciones del país y se reduce la economía negra”.

Agregó que “el costo salarial, el salario puro, no tiene una incidencia tan significativa en el costo del transporte”.

Por otra parte, el vocero presidencial, Juan Pablo Baylac pidió “tranquilidad” en torno de un eventual aumento de las tarifas del transporte por la creación del llamado “boleto polimodal”. Adelantó que el ministro de Infraestructura, Carlos Bastos, dará precisiones entre hoy y mañana sobre el impacto de las recientes medidas.

Gallo afirmó que con respecto al incremento de 11 centavos en el gasoil, “el sector productivo va a poder descontarlo del IVA”.

“El sector de carga transportista pedía eso y el Ministerio de Economía, a cargo de Machinea, nunca quiso dar una respuesta positiva. Decía que le distorsionaba el equilibrio fiscal”, explicó. “Esto es pan para hoy y hambre para mañana -dijo-. El ministro de Economía actual (Domingo Cavallo) vio las cosas de otra manera: para él mejora la competitividad de todo el sector del transporte”.

Aseguró que “el Ministerio de Infraestructura debe ser un ministerio más allá de quien lo ocupe. Cuando desaparece bajo la órbita de economía se achancha y las obras que corresponden no se ejecutan”, dijo. (DYN)


Comentarios


Ahora esperan el aval de mercados y el Congreso