Ahora sí puede empezar la campaña



Hasta ahora el camino hacia las elecciones provinciales del 7 abril parecía tener un solo eje: la legalidad de la candidatura del gobernador Alberto Weretilneck. La decisión de la Corte Suprema de no habilitarlo para competir por un tercer mandato abre ahora un período demasiado corto de campaña electoral, ya sin la interferencia de interpretaciones de la Constitución tan forzadas. ¿Habrá tiempo para propuestas o todo seguirá girando en torno de apelaciones emocionales?


Juntos, el partido del gobernador, es demasiado lo que pone en juego: su existencia. Los últimos días serán agotadores para Arabela Carreras, que hasta el viernes era candidata a vice y el fallo de la Corte la catapultó a lo alto de la fórmula.


Esta barilochense con acento cordobés arrancó en la Secretaría privada de Alberto Icare en la intendencia de su ciudad, se sumó al Frente para la Victoria de Carlos Soria y, a diferencia de Weretilneck, que amagó y no cumplió, llegó a afiliarse al PJ. Su periplo tiene ahora un escalón en Juntos.
A mediados de 2017 era sólo una legisladora del bloque oficialista. Sin ser abogada (es profesora de Letras), encontró la manera de representar los intereses del gobierno en el Consejo de la Magistratura, aunque siempre con un perfil bajo.

El fallo de la Corte que frenó la “1” de Weretilneck despejó, a sólo dos semanas de la elección, el panorama. El o la que gane tendrá ocho meses de cohabitación.


Así como el intento de re-reelección de Weretilneck era hijo del pragmatismo (“¿Qué querés? Sino gana Soria”, le dijo el gobernador a más de un colaborador), la candidatura de Carreras es consecuencia de la falta de previsión. No había plan B, salvo para el vice Pedro Pesatti, que se viene anotando desde el año pasado sin entender que medio partido lo considera demasiado kirchnerista y para eso ya hay una oferta electoral: Martín Soria.

Arabela y Gatti
Soria tiene enfrente ahora a un rival de otro peso y no puede evitar las analogías entre Carreras y Fabián Gatti, el precandidato a diputado nacional que en el 2017 no llegó a las generales porque el gobernador lo bajó luego de salir tercero en las primarias.

Wisky esbozó su idea de voto útil para impedir que gane Soria. Miran a Neuquén como un espejo posible, a pesar de que el macrismo salió tercero en la elección del mes pasado.


“Quisieron construir un frente anti-Soria y lo terminé construyendo yo”, les dijo a varios allegados luego del acto del viernes en Allen.
Es cierto que no pudo imponer a Gatti hace dos años, pero Weretilneck sí ayudó, por caso, a que Gustavo Gennuso fuera intendente de Bariloche.

Voto útil
Las palabras del diputado nacional de Cambiemos Sergio Wisky sobre la necesidad de evitar que las elecciones las gane Soria (al que llamó “violento y bruto”) caminan el sendero de un voto útil preventivo de un triunfo del peronismo, que, de ocurrir, será leído como una derrota del presidente Mauricio Macri en Río Negro.
Seguramente, su compañera de bloque Lorena Matzen, hoy representante del macrismo en la pelea por la gobernación, no piensa lo mismo. Los dos vienen del radicalismo, pero mientras Wisky reniega, Matzen reivindica.
La elección de Neuquén de hace dos semanas es un espejo en el que una parte del macrismo hoy querría verse reflejado para los comicios rionegrinos: aunque salieron terceros, lo viven como un triunfo.
Weretilneck sueña con hacer de Juntos el MPN rionegrino, pero para eso debe ganar el 7 de abril.

Lo que viene
Pasarán ocho meses entre las elecciones y la asunción del nuevo gobierno. En el medio habrá que elegir intendente de Roca (Juntos irá con Gerardo Blanes y el PJ, todo indica que con María Emilia Soria), en Cipolletti (donde Weretilneck juega de local pero hace tiempo que no presenta candidatos) y en Viedma.
En Bariloche el peronismo irá con Ramón Chiocconi si aceptara no asumir la banca que como primer candidato a legislador ya tiene asegurada, o en su defecto con Daniel Natapof. En Juntos las cosas no están tan claras porque Gennuso quiere ir por la reelección pero Weretilneck teme que el desgaste de tres años en la intendencia lo haga perder. ¿Impondrá a Carlos Valeri?


Comentarios


Ahora sí puede empezar la campaña