Análisis: Los costos políticos de las demoras y la mochila Macri



Quiroga le pidió a Bermúdez que acepte ser concejal de la ciudad. Foto: Juan Thomes

Quiroga le pidió a Bermúdez que acepte ser concejal de la ciudad. Foto: Juan Thomes

El intendente Horacio Quiroga atraviesa uno de sus años más difíciles en las urnas. Perdió como candidato a gobernador, apenas consiguió un segundo lugar como postulante al Senado y ayer su candidato, al que apoyó de último momento, Marcelo Bermúdez, perdió por una amplia diferencia contra el hombre del MPN: Mariano Gaido.

En todos los comicios de 2019, pese a que para las municipales se borró cualquier marca identificatoria, el vínculo con el gobierno de Mauricio Macri funcionó como una pesada mochila para el carismático jefe comunal neuquino. Quiroga, en cambio, nunca ocultó su alineamiento e insistió.

Desde su entorno podrán reprocharle la falta de definiciones que tuvo para nombrar a un sucesor. Mientras que el MPN resolvió la candidatura hace un año, Quiroga jugó al misterio y propuso un complejo juego de desafíos para que sus colaboradores tomaran la iniciativa.

Recién 30 días antes de llegar a las urnas se mostró junto a Bermúdez y criticó las divisiones en su espacio. Pese al acercamiento, nunca ocultó el descontento por el armado heterodoxo de su candidato y se encargó de que su parecer se conociera públicamente.


Comentarios


Análisis: Los costos políticos de las demoras y la mochila Macri