Análisis: Marea con dicha e infortunos en Río Negro



El vértigo político se tomó ayer un respiro, y Río Negro acompañó el flujo nacional, generando sus dichas y sus infortunios.

La marea del Frente de Todos ingresó en la provincia, logrando un 54%. Un soplo de ánimo para la oposición local.

Ocurrió el escenario temido por Weretilneck y esa expansión de la dupla Fernandez-Fernandez negó la tendencia pronosticada. El corte no fue lo suficiente, pero existió un movimiento notable. Incluso sorprende el porcentaje de blancos-nulos en los tramos parlamentarios. Superarán los 100 mil. Uno de cada cuatro votos al Congreso se fugaron, conscientes o no.

Además, ese desvío se advirtió en Todos, pues los tramos al Senado y a Diputados tendrán unos 48 mil votos menos (10 puntos) que la formula presidencial.

Sin cabecera nacional, Juntos irrumpió y Weretilneck alcanzará a 115 mil votos. En Diputados caerá en unos 25 mil.

La calamidad llegó al macrismo. Sergio Wisky está en el 14% y bajará unos 40 mil votos frente a la dupla Macri-Pichetto. Quedó en claro también el inexistente aporte del senador en Río Negro.

A la luz de los resultados, Weretilneck se enfila para quedarse con todo de la primera minoría. Con ese perfomance, Wisky no reelige y su banca pasará para Luis Di Giácomo. El macrismo ya había facilitado el virtual ascenso del gobernador al Senado al resignar su participación. Si en octubre esos logros se confirman, no son malos, a pesar de que los números de ayer quedaron lejos de sus expectativas. Entre la euforia y angustia ajena, el oficialismo provincial anoche ya hurgaba razones y estrategias frente a las voluntades fugadas.


Comentarios


Análisis: Marea con dicha e infortunos en Río Negro