ANALISIS: Una ruptura casi irreversible



NICK ALLEN

La ex primera ministra paquistaní y actual líder opositora Benazir Bhutto lleva meses compatibilizando la crítica pública al presidente Pervez Musharraf con las negociaciones entre bambalinas con el mandatario para estudiar un posible pacto de poder compartido que volvería a situarla en el gobierno.

Ahora, con el país de 160 millones de habitantes sumido de hecho en la ley marcial y con sus simpatizantes deseosos de una acción decisiva, la política de tendencia liberal ya no puede seguir manteniendo su doble apuesta. “Es una cuestión de credibilidad”, explica el analista político Hassan Askari.

“A menos que haya algún gesto de reconciliación (del presidente) sería muy difícil que Benazir retrocediera, porque perdería tanta credibilidad como Musharraf. Por eso la situación está avanzando hacia una confrontación aun mayor”.

Bhutto declaró haber estado negociando con Musharraf la transición a una democracia plena, pero dijo que la imposición del estado de excepción el sábado pasado y la suspensión de la Constitución era “ilegal, inconstitucional e inmoral”. “El gobierno actuó de forma deshonesta. Ahora es el momento de que se desate la tormenta”, dijo Bhutto al presentar un ultimátum que exige a Musharraf restaurar la Constitución y los medios, renunciar como jefe del Ejército, comprometerse a celebrar elecciones en el plazo previsto y liberar a miles de abogados, jueces y activistas políticos detenidos, entre ellos unos 400 miembros del Partido Popular de Pakistán (PPP) de Bhutto.

Bhutto está lejos de encontrarse sola en su pedido de terminar con el estado de excepción. Aunque siga dejando la puerta abierta a un compromiso de último minuto, Bhutto parece haber ya ha decidido actuar por su propia cuenta. “Es probable que no le haya quedado otra opción. A todo el mundo le pareció que había abandonado su papel en el PPP y que estaba llevando al partido a un punto en el que perdería las elecciones”, explica el analista político y general retirado Talat Masood. (AFP)


Comentarios


ANALISIS: Una ruptura casi irreversible