Añelo: La cuarentena deja una postal atípica en la capital de Vaca Muerta

La actividad en los yacimientos no se detuvo, pero los trabajadores ya no pueden dormir ni abastecerse en la ciudad. La crisis del barril muestra su impacto.



Un hombre de Añelo invitó a una mujer a pasar la noche en su casa, pero ella llegó con un amigo, lo encerraron en el baño y le robaron su moto. Foto: Florencia Salto.

Un hombre de Añelo invitó a una mujer a pasar la noche en su casa, pero ella llegó con un amigo, lo encerraron en el baño y le robaron su moto. Foto: Florencia Salto.

Un puñado de camionetas blancas que aún atraviesa la ruta provincial 7 delata que esta es la Añelo del 2020. Si no fuera por ellas, el movimiento aquietado de sus calles de tierra bien podría engañar al visitante con la imagen del pueblo de productores que existió antes del boom del shale.

El aislamiento obligatorio no frenó la actividad en Vaca Muerta, pero redujo el movimiento en su puerta de entrada: desde el frenético tránsito de camiones y equipos, hasta la circulación de trabajadores de la industria que ya no pueden ni sentarse a comer a la vera de la avenida principal.

“La actividad hidrocarburífera no se ha detenido totalmente, pero ha disminuido. A diferencia de otras localidades, aún tenemos movimiento permanente sobre nuestras rutas pero les pedimos a las operadoras que quienes sigan trabajando se aprovisionen en su lugar de origen y no en la localidad”, afirmó el intendente Milton Morales.

En épocas de cuarentena, ser una ciudad de paso ya no es una virtud y se transforma en un riesgo. La estación de servicios que, en épocas normales, recibe cientos de trabajadores a diario para cargar combustible, comprar o servirse el almuerzo bajó su dotación de personal y funciona al mínimo. Los restaurantes y confiterías que están alrededor están cerrados y sólo unos pocos mantienen la actividad, pero a través de un servicio de viandas.

“Los comercios están abriendo con los resguardos de salubridad que se recomiendan. Son básicamente los de alimentos: supermercados, kioscos y mercados chicos. Son los que mantienen su actividad y hoy cumplen un rol fundamental que es el de abastecer a la población”, planteó Morales.

Los municipios que dependemos del sistema recaudatorio tenemos una preocupación muy grande".

Milton Morales, intendente de Añelo.

El comercio al por menor concentra más del 40% de las unidades económicas de Añelo, seguido por los servicios de alojamiento y hotelería, que rozan el 20%. Este rubro es uno de los más golpeados por el aislamiento, pues Morales indicó que los hoteles “están vacíos” porque los trabajadores “foráneos” fueron enviados a sus lugares de origen cuando se tomaron las primeras medidas para contener el avance del coronavirus.

“Es una situación que preocupa mucho, sobre todo a los recién inaugurados que, en muchos casos, no alcanzaron ni a ofrecer sus servicios” indicó. En ese lote está un complejo de cuatro estrellas que abrió en diciembre con 64 habitaciones y departamentos que esperaba convertirse en “centro de referencia para las empresas que vienen a invertir a Vaca Muerta”.

Impacto inmediato

“El impacto ya lo estamos viendo. Si bien los comerciantes siguen trabajando con los vecinos de todos los días, ha disminuido en gran porcentaje su recaudación dado que, por las normas que hemos implementamos para cuidado de todos, la gente del petróleo no se puede aprovisionar en la localidad. Bajar la intensidad ha generado que muchos comerciantes no tengan el nivel de ingresos que venían sosteniendo”, señaló el intendente.

Añelo tiene unos 8.000 habitantes estables a los que a diario se le añade otra cifra intermitente de la mano de Vaca Muerta. Morales explicó que, cuando comenzó la expansión de la pandemia, hubo preocupación en el municipio ante la posibilidad de que se transformara en un epicentro de contagios.

En números

391
unidades económicas tiene Añelo según los últimos datos relevados por Estadística y Censos al 2019.
41,4%
pertenecen al rubro de venta al por menor y un 7% a la actividad petrolera.

Sin embargo, evaluó que “se trabajó rápido”, las operadoras efectivizaron los roles de contingencia y “se tomaron muchos recaudos”.

“Nosotros teníamos mucha gente de distintos lugares del país y del extranjero que estaban viviendo en Añelo y haciendo diagramas. Eventualmente hubo una orden de las empresas para que vuelvan a su lugar de origen”, explicó Morales.

Quienes continúan trabajando en los yacimientos lo hacen con un esquema de 14 días de trabajo y siete de descanso, los cuales pasan en su ciudad de residencia y no en Añelo. “Vienen sobre la ruta, ya no ingresan a la localidad ni pernoctan permanente”, afirmó.

En su mayoría son de ciudades cercanas como Cutral Co, Plaza Huincul, Senillosa, Plottier y Centenario.

Señaló que el rubro gastronómico es uno de los más afectados, pues muchos cerraron y algunos optaron por entregar viandas, aunque con menos personal y volumen de ventas.

Los restaurantes apenas funcionan para la entrega de viandas y comidas para llevar. Foto: Florencia Salto.

Los comerciantes advierten un complejo futuro

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Añelo, Enrique García, aseguró que la situación “es crítica” y que todos los rubros saldrán perjudicados tras el aislamiento obligatorio decretado para contener el coronavirus.

Confiterías vacías y poco movimiento en el casco histórico de la localidad cabecera del shale. Foto: Florencia Salto.

Si bien reconoció que todavía “hay movimiento” dado que se mantienen guardias mínimas en los yacimientos, indicó que es un 10% respecto de lo habitual. “Hay una sensación de que les puede ir mejor a almacenes y supermercados porque continúan abiertos, pero se empieza a notar que la gente va día a día y cuida el efectivo que tiene en el bolsillo”, indicó.

García advirtió que Añelo “ya venía de una situación de recesión por la baja del barril de petróleo y la crisis general del país”. “Ya no era la Vaca Muerta de hace un año atrás”, reconoció.

El comerciante evaluó que el gobierno provincial “está haciendo lo posible por sacar las mejores medidas”, pero reiteró el pedido de la Federación de Entidades Empresarias Neuquinas (FEEN) para que haya créditos con tasas más bajas que el 24% ofrecido actualmente. “Lo único que nos puede salvar es la tasa cero”, consideró.


Comentarios


Añelo: La cuarentena deja una postal atípica en la capital de Vaca Muerta