Antes del coronavirus, la pobreza trepó al 35,5% y alcanza a más de 16 millones

Son datos del Indec del segundo semestre de 2019. Subió 3,5 puntos interanual. La indigencia llega al 8%. Los especialistas advierten que la pandemia va a agudizar la situación social.



Más de la mitad de lo chicos son pobres en la Argentina. El escenario social se agudiza con la pandemia del coronavirus.

Los especialistas ya han anticipado que los porcentajes de pobreza e indigencia crecerán con la profundización de la recesión y la inflación que traerá como resultado la aparición del coronavirus. Podría tratarse de un fenómeno global. Pero el piso desde el que esos datos treparán en la Argentina es inquietante: según los datos del Indec dados a conocer ayer, el índice de pobreza cerró el año pasado en un 35,5% y el de indigencia llegó al 8%. Son datos correspondientes al segundo semestre de 2019, cuando la economía ya atravesaba su segundo año consecutivo de recesión. Antes de que se imaginara siquiera la aparición de la pandemia.

El escenario social que se desprende de estos datos y su proyección preocupa a los especialistas. Agustín Salvia del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), consultado ayer por distintos medios nacionales, advirtió que las consecuencias de las medidas de restricción económica tomadas para mitigar la expansión de la pandemia “son difíciles de medir, pero significarán una profundización de los niveles de pobreza e indigencia” actuales.

Para los próximos meses, estimó Salvia, se va a “profundizar la pobreza y la indigencia por ingreso y por calidad de vida. Esta es una ola, no es un mes de cuarentena. Hay que reactivar la economía interna, el empleo formal e informal, lo más rápido que se pueda. Hay que establecer planes de empleo dignos para la economía social”, reclamó Salvia.

La profundización de la recesión y la asistencia a los sectores informales de la economía es una de las principales preocupaciones del gobierno nacional.

Los datos difundidos por el Indec reflejan un aumento del 3,5% en el índice de pobreza en los 31 aglomerados urbanos donde se realiza medición oficial en la comparación interanual. En términos nominales, y proyectados los porcentajes al total de la población urbana, para finales del año pasado había en la Argentina unos 16,4 millones de pobres.

En tanto, el nivel de indigencia alcanzó entre julio y diciembre del año pasado al 8%, por encima del 6,7% de igual período de 2018. El dato equivale a 3.700.000 indigentes urbanos, medio millón más que a fines de 2018.

Alrededor de 3,7 millones de personas son indigentes.

En cuanto a la condición de pobreza por grupos de edad, el informe confirma que más de la mitad (52,3%) de las chicos de 0 a 14 años son pobres, un registro al que parece que nos hemos acostumbrado.

En la medición por regiones, los índices más altos de pobreza s registran en el Noroeste (40,1%) y Noreste (40,7%) y los registros más bajos en las regiones Pampeana (23,8%) y Patagonia (22,4%).

El área metropolitana de Buenos Aires muestra un 35,2% de pobreza y un 9,3% de indigencia. Pero en tanto la Ciudad de Buenos Aires registra un 13,5% de pobreza, en el conurbano llega a 40,5 por ciento.


El gobierno dice que reforzó la asistencia alimentaria


El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró que el principal objetivo desde que se declaró la emergencia sanitaria por el coronavirus fue “sostener los ingresos” de la familias de trabajadores informales, reforzar la asistencia alimentaria y ayudar a cumplir el aislamiento social en los barrios “donde predomina el hacinamiento”.

Arroyo realizó estas declaraciones por videoconferencia al exponer ayer ante la comisión de Acción Social y Salud Pública de la cámara de Diputados.

Arroyo dijo que el ministerio debió readecuar sus tareas al declararse la emergencia sanitaria y reforzar la asistencia alimentaria que aumentó debido a que “las familias que viven de changas o tienen trabajos informales habían perdido sus ingresos”.

Detalló que una de las medidas para “sostener el ingreso” fue disponer el otorgamiento de $10.000, para lo que ya se anotaron 10 millones de personas.

Dijo que el gobierno otorgó un bono de $3.000 a los jubilados, a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, y de los planes y se reforzó la asistencia alimentaria a sectores vulnerables.


Sin despidos y con rebaja de aportes


Como anticipó RÍO NEGRO, el presidente Alberto Fernández activó ayer un programa de asistencia de emergencia para apoyar a empleadores y trabajadores de empresas micro, pequeñas y medianas, afectadas por la pandemia, y cuyo uno de sus objetivos en evitar una masiva oleada de despidos.

A través de dos Decreto de Necesidad y Urgencia, Fernández creó el “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción” y tiene como objetivo apoyar los emprendimientos que padecen una disminución de su producción, ”particularmente a micro, pequeñas y medianas” y dispuso la prohibición, por un período de 60 días, de despidos y suspensiones sin causa.

La primera medida prevé “la postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales y una “Asignación Compensatoria al Salario” para todos los trabajadores en empresas de hasta 100 empleados”. En el caso de las de hasta 25 trabajadores, se asistirá en un 100% del salario neto.

Datos

3,5
puntos creció el índice de pobreza en el segundo semestre de 2019 respecto de igual período de un año atrás.
8%
es el índice de indigencia en todo el país. Era 6,7% en la segunda mitad de 2018.

52,3%
de los chicos de entre 0 y 14 años en todo el país son pobres, de acuerdo al último relevamiento del Indec, conocido ayer.

Para consultoras, la inflación volvió a acelerarse en marzo


Los precios subieron en marzo entre 2,6% y 3,6%, según las estimaciones de dos consultoras privadas. Las mediciones muestran una aceleración respecto a la inflación de febrero calculada por el Indec, que fue de 2%, la más baja en los últimos dos años. Esa medición mostraba una inflación de 50,2% en los últimos doce meses, aunque un relevamiento en el mercado la proyectaba en 40,1% para 2020. Esos papeles se ya se quemaron con la pandemia.

Para Ecolatina, la inflación de marzo cerró en 2,6% impulsada por el segmento Educación que avanzó 14% producto de la actualización de las cuotas de colegios y de los bienes asociados al inicio del ciclo lectivo.

Mientras que la variable de “Alimentos”, se ubicó en el 2,5%.

Para la consultora Orlando Ferreres y Asociados la inflación de marzo fue del 3,6%, con lo que en el término de un acumuló un alza de 52,5%

“De esta manera, el índice de precios acumuló una suba de 8,8% en los primeros tres meses del año. Por otra parte, la inflación núcleo avanzó a un ritmo mensual de 2,6%, marcando un aumento del 52,2% anual”, indicó el estudio privado, que agregó que el índice “volvió a acelerarse luego de exhibir cifras a la baja en los últimos cuatro meses”.

En cuanto a los principales rubros, Alimentos y bebidas avanzaron un 3,8% mensual a raíz de las subas tanto en frutas y verduras como productos cárnicos. Transporte y comunicaciones creció 5,8% mensual, explicado principalmente por el incremento en los abonos de celulares y algunas subas en los precios de vehículos. “Otro rubro que registró una dinámica exacerbada fue Educación, mostrando una variación del 10,7% mensual a raíz de los aumentos en las matrículas escolares y otros bienes asociados debido al inicio del ciclo lectivo”, precisó el trabajo.

El Indec dará a conocer el miércoles 15 el dato oficial de marzo.


Comentarios


Antes del coronavirus, la pobreza trepó al 35,5% y alcanza a más de 16 millones