Apuestan por la crianza de gallinas y la producción de huevos, en Cinco Saltos

Una joven pareja -arquitecta ella y RRHH de una empresa él- desde hace cinco años comenzaron un emprendimiento propio en una chacra que va en paralelo a sus vidas profesionales. Cómo lo hicieron. Cómo les va.



En el mundillo de la producción de huevos, cuenta la escritora Soledad Barruti, los realmente poderosos son los que venden el alimento para los animales, y los que venden las pollas que se transformarán en gallinas ponedoras. Así comienza uno de los capítulos de su interesante libro, Mal Comidos.

Lejos de esa frecuencia, una pareja formada por Cintia Mac, arquitecta y Martín Vouillat, quien trabaja en RRHH de una empresa se pusieron a pensar en paralelo hace 5 años que podían hacer en la chacra de unos familiares que estaba prácticamente abandonada en la zona de Cinco Saltos. Luego de meditar en algunos planes, surgió la idea de meterse en la producción de huevos naturales.

“El proyecto nace en 2013, recuperando un espacio familiar, una chacra que estaba prácticamente abandonada y vacía” , cuenta Martín.

Arrancaron con unas 15 o 20 gallinas. Comenzaron a investigar y a estudiar cómo sería incorporarlas con la idea de tener ponedoras. La chacra está ubicada en el kilómetro 18 de la ruta 151 en Cinco Saltos camino a Contralmirante Cordero y son aproximadamente siete hectáreas.

“La principal diferencia con los huevos convencionales es el modelo de producción donde se prioriza la calidad y el bienestar del animal, donde nos preocupamos en que la gallina pueda comportarse de manera natural teniendo todas las opciones de movimiento y de espacio que tiene habitualmente. Correr, saltar, volar, rasquetear, picotear. Nos dimos cuenta que en las jaulas estas cosas las gallinas no las pueden hacer. No nos gusta la jaula, nunca tuvimos jaulas para las gallinas. Hablamos entre nosotros y sostuvimos la posibilidad de convencionalmente producir un huevo lo más natural posible, así que básicamente nosotros creemos que si la gallina vive de mejor manera el huevo es mejor”, apunta Martín.

En cuestiones de alimentación las gallinas de MacVou (sigla que representa el comienzo de ambos apellidos de la pareja) comen a voluntad, ponen los huevos a voluntad, en el tiempo, la manera y la forma que ellas eligen según afirma Martín, entusiasmado con la charla.

“Se alimentan propiamente a voluntad, comen, se bañan con arena a voluntad, esto nos distancia de tener problemas de sanidad, la gallina de esta forma no se estresa. La cama seca, tener buena viruta, son cosas importantes para tener a las gallinas bien”

Las gallinas consumen un mix de cereales que necesitan para nutrirse junto a un complejo vitamínico. Entre los cereales están el maíz, soja, girasol y sorgo, dependiendo también lo que haya en la época. Las gallinas son asistidas y monitoreadas regularmente por un veterinario.


Comentarios


Apuestan por la crianza de gallinas y la producción de huevos, en Cinco Saltos