“Argentina necesita alcanzar una coalición transversal anti populista”

Entrevista con Luciano Laspina, economista y Diputado Nacional

Habiendo transcurrido la primer semana de cuarentena estricta de este año y con el malestar de diversos sectores en la agenda pública, vale preguntarse cuales son las directrices de la economía y la política en medio de una segunda ola que no da tregua. Para abordar el análisis, dialogó con PULSO el economista y Diputado Nacional de Juntos por el Cambio, Luciano Laspina. El legislador nacional por la Provincia de Santa Fe es vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación, y participó el pasado viernes 28 de mayo junto al Diputado Nacional por la Provincia del Neuquén, David Schlereth, en una charla virtual dirigida a empresarios y gente del sector productivo del Alto Valle, titulada “Cómo facilitar la recuperación del sector privado”.

PREGUNTA: ¿Cuál es el principal problema económico de Argentina?
RESPUESTA: El principal problema económico de Argentina es político. Y esa paradoja se explica en que hasta que no exista acuerdo en ciertas reglas básicas de funcionamiento de la economía, va a ser muy difícil sacar a la economía del estancamiento con inflación que padece desde hace 10 años. Hay un sector de la política que encarna el kirchnerismo que no respeta las reglas básicas institucionales de funcionamiento de la democracia liberal, ni del funcionamiento de una economía estable. La solución es política, y parte desde la conformación de una gran coalición política antipopulista trasversal a todos los políticos, que se identifican con otro modelo de país, más allá de sus diferencias. Eso incluye desde sectores liberales hasta el peronismo tradicional no kirchnerista. Eso no implica un gobierno de coalición, sino un gran acuerdo de reglas básicas que el kirchnerismo vulnera todo el tiempo.

P: ¿Cuáles son esos acuerdos en términos económicos?
R: Podría resumirse en no subir impuestos para financiar un gasto público desbordante, lo que a la larga termina hundiendo a la inversión y la creación de empleo privado, y alimentado la necesidad genuina de planes sociales y empleo público. Si esa secuencia no se corta, lleva nuevamente al inicio del círculo vicioso, con la necesidad de volver a subir impuestos. Los cuatro años de Macri en el poder, fueron una búsqueda por salir de ese círculo, que fracasó en el intento. Probablemente porque se hicieron en los dos últimos años, las reformas que debieron enfrentarse desde el inicio. La lección de esos cuatro años, es que no alcanza con un solo sector político para sacar a la Argentina de la decadencia.

P: ¿La solución es que el kirchnerismo deje de existir?
R: La solución no es que deje de existir el kirchnerismo, sino que deje de controlar al peronismo. Mientras el peronismo siga al mando de una facción radicalizada como la que emite la proclama de esta semana pidiendo que no se atiendan los compromisos de deuda, es muy difícil construir sobre esa base. Es un problema del peronismo, pero principalmente de los argentinos.

El primer aprendizaje que dejó el gobierno de Cambiemos, es que salir del populismo requiere una coalición política transversal. El segundo es que las reformas, incluso las más costosas, tienen que ser rápidamente implementadas para que comiencen a verse los beneficios.

P: ¿Existe autocrítica en Juntos por el Cambio respecto al fracaso económico entre 2016 y 2019?
R: Es evidente que en 2015 Argentina transitaba una crisis asintomática, y que el mandato social cuando asume Macri era la transformación política y de los métodos institucionales del kirchnerismo. Pero no había un claro mandato social de cambio económico. Eso junto a la debilidad parlamentaria, hizo que muchos de los cambios que había que hacer para salir del populismo, se postergaran. Esa postergación llevó al gradualismo, que implicaba financiar la transición al equilibrio fiscal tomando deuda. En algún punto, tuvimos la mala suerte de que el mundo nos dio mucho crédito, y eso postergó las correcciones que eran inevitables. El primer aprendizaje que dejó el periodo, es que salir del populismo requiere una coalición política transversal. El segundo es que las reformas, incluso las más costosas, tienen que ser rápidamente implementadas para que comiencen a verse los beneficios. Para ello es necesario una gran capacidad política, a fin de que los beneficios superen a los costos.

P: ¿Manejarían diferente el tema inflación en un nuevo mandato?
R: Otra lección que entendimos, es que no se puede plantear un plan de estabilización sin hacer primero las reformas estructurales necesarias. Por más que exista el Banco Central más independiente del mundo, si tenes un desequilibrio fiscal enorme, es imposible. El otro aprendizaje es que con los niveles de inflación que exhibe Argentina, se necesita un plan de estabilización hecho y derecho, no medidas aisladas como las que intenta hoy Martín Guzmán, o ciertos trazos gruesos que se intentaron desde 2016. Un plan de estabilización es mucho más abarcativo que simplemente la política monetaria. Algo similar sucedió en 2018/19 con los planes del Fondo Monetario, que si bien iban en la dirección correcta, significaron la corrección de las cuentas fiscales, pero sin un plan integral adaptado a las necesidades argentinas.

P: ¿Que debe contemplar un plan de estabilización?
R: Hay tres aspectos esenciales que hacen a la política económica, que son la política monetaria y cambiaria, la política fiscal y la política de ingresos. Son las tres condiciones que se necesitan para un plan de estabilización exitoso. Creo que 2023 va a encontrar al país con serios signos de agotamiento del sistema populista, y el mandato social de cambiar hacia otro rumbo.

PERFIL
Luciano Laspina es oriundo de Rosario, Santa Fe, y tiene 46 años.

Luciano Laspina es Licenciado en Economía por la Universidad Nacional de Rosario y Master en Economía de la Universidad del CEMA.

Se desempeñó como Economista Jefe y CFO del Banco Ciudad de Buenos Aires. Fue asesor del Presidente del Banco Central de la República Argentina y de la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía de la Nación. Fue Director del Programa de Gerenciamiento Bancario y profesor de “Regulación Bancaria” y “Macroeconomía” en la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

En 2014 asumió como Diputado Nacional por la Provincia de Santa Fe y es Vice Presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto del cuerpo.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


“Argentina necesita alcanzar una coalición transversal anti populista”