Argentina y EE. UU. distienden la relación

El embajador Wayne volvió ayer a la Casa Rosada. Se reunió con el jefe de Gabinete y lo recibirá Cristina.




Los gobiernos de Argentina y de los Estados Unidos realizaron ayer gestos mutuos tendientes a normalizar la relación bilateral afectada por el escándalo de la valija de Guido Antonini Wilson y la dura réplica por parte de la administración de Cristina Fernández.

El primero de los guiños fue el regreso del embajador de Estados Unidos en el país, Earl Anthony Wayne, a la Casa Rosada, luego de un "impasse" en las invitaciones al diplomático norteamericano para reunirse con funcionarios del gobierno nacional.

El camino de obstáculos entre Buenos Aires y Washington pareció comenzar a desandarse ayer, con la reunión que por una hora mantuvo Wayne con el Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, a solas. Voceros oficiales informaron que el cónclave, pedido por Wayne para "intercambiar opiniones sobre la relación bilateral", fue "ameno y cordial". Incluso no se ocultó que en la entrevista "hablaron de los procesos judiciales que se llevan a cabo en ambos países", en relación con el polémico caso de la valija de Antonini Wilson.

Es más, se acordó que la presidenta, Cristina Fernández, reciba al embajador el próximo jueves. Desde el gobierno se destacó "la distensión de las partes" durante la charla y revelaron que Wayne le comentó a Alberto Fernández "la intención de funcionarios norteamericanos", aunque sin aclarar nombres ni rangos, de visitar Argentina en los próximos meses.

Esa revelación podría reactivar la visita del Subsecretario de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado norteamericano, Thomas Shannon, postergada por los cruces entre ambas administraciones.

En esa misma línea, el embajador confirmó que el placet de Héctor Timerman lleva en estos momentos "un curso normal y va a ser expedido en las próximas semanas".

Por otra parte, Wayne le comunicó al Jefe de Gabinete "su intención de reunirse con los ministros de Defensa y de Economía", Nilda Garre y Martín Lousteau, a lo que Fernández prometió organizarlos.

La relación se enfrió después que la presidenta calificara de una "operación basura" de Estados Unidos la revelación, durante el juicio en Miami a tres venezolanos y un uruguayo por el "caso de la valija", de que los 800 mil dólares que ingresaron de la mano de Antonini Wilson eran para financiar la campaña electoral de Cristina Fernández, y de que la diplomacia de la Casa Blanca considerara "lamentable" esos dichos.

La primera consecuencia fue la suspensión del viaje a la Argentina de Thomas Shannon, que tenía previsto para enero. A esa compleja situación se sumó la repentina determinación por parte del gobierno nacional de no organizar mas reuniones -excepto el canciller Taiana- con el embajador Wayne, quien precisamente se destacó por sus permanentes encuentros con ministros del Ejecutivo. Además, comenzó a circular la inquietud de que el placet para Héctor Timerman, designado embajador argentino en Washington, podría sufrir demoras. Finalmente, ahora parece haber quedado cerrado el capítulo de distanciamiento entre ambos países. (DyN)


Comentarios


Argentina y EE. UU. distienden la relación