La Justicia allanó los domicilios de Cristina en Recoleta y Río Gallegos

Fue después de la autorización que le dio el Senado. En Buenos Aires participaron decenas de efectivos de la Policía Federal. La expresidente no estaba en el piso. El exsecretario de Obras Públicas José López amplió su declaración indagatoria para convertirse en arrepentido en la causa de los cuadernos.

24 ago 2018 - 00:00

“No es justicia, es venganza”, se leía en uno de las decenas de carteles desplegados ayer al mediodía en la esquina de Uruguay y Juncal, en el barrio de Recoleta. Fue durante el cinematográfico despliegue que acompañó el allanamiento del domicilio de la expresidente Cristina Kirchner dispuesto por el juez federal Claudio Bonadio en la causa de las coimas en la obra pública. Se extendió durante largas horas, entrada la noche. Un operativo similar se ordenó también a en la casa de la senadora Kirchner r en Río Gallegos, Santa Cruz. Se espera que hoy el juez disponga el allanamiento de un tercer domicilio de la expresidente, en la villa santacruceña de El Calafate.

Bonadio dispuso los procedimientos después de que recibió una autorización del Senado la noche del miércoles durante una sesión de alto voltaje político. La autorización fue votada por unanimidad: 67 senadores presentes. La propia Cristina Kirchner acompañó la de cisión del cuerpo, pero cuestionó duramente la investigación de Bonadio y dijo que era parte de un plan destinado a la persecución de los líderes populares en la región. No consiguió sin embargo poner condiciones a la tarea de l juez.

El bloque del kirchnerista, de donde surgieron las críticas más duras en la sesión del Senado, calificó como un “atropello” la decisión del juez Bonadio de impedir la presencia del abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, durante el allanamiento en Recoleta. (Ver “Juicio político...”)

El operativo en Buenos Aires se caracterizó por la espectacularidad. Hubo un gran despliegue de móviles de la Policía Federal. De ellos bajaron decenas de efectivos de las divisiones de Criminalística, explosivos y recolección de evidencias que cargaban pesados equipos de rastreo y detección, una media docena de peritos vestidos de blanco, con guantes de látex celestes, y varios perros adiestrados. Lo que se ve en ocasiones en las series y las películas.

El exfuncionario Claudio Uberti, arrepentido en la causa, declaró haber llevado al piso de Cristina Kirchner en la Recoleta bolsos con 10 millones de dólares. El juez busca corroborar ciertas precisiones de los dichos de Uberti.

Al promediar la tarde, cuando el operativo llevaba ya cinco horas, unos 200 manifestantes se había convocado frente al edificio en apoyo de la expresidente. “Fuerza Cristina”, decía una bandera argentina de más veinte metros de longitud desplegada alrededor de la ochava.

Cristina Kirchner no estaba en esa residencia. Había pasado la noche en el departamento de su hija Florencia en el barrio de Constitución. Desde allí se dirigió al Instituto Patria, donde permaneció hasta la noche.

La causa de los cuadernos siguió su actividad en los tribunales federales. El ex secretario de Obras Públicas kirchnerista, José López, amplió su declaración indagatoria acerca del sistema de recaudación de sobornos en la adjudicación de contratos.

López está preso y en juicio oral por la causa de los bolsos con millones de dólares con los que fue sorprendido e n un convento de la provincia de Buenos Aires, en 2016. Ayer la justicia dispuso allí una inspección ocular. López esperaba que Bonadio homologara su acuerdo con el fiscal para ser aceptado como colaborador en la investigación de las coimas. Volvió a manifestar temor por su seguridad y la de su familia.

Juicio político y nulidad del procedimiento
Carlos Beraldi, abogado de Cristina Kirchner, dijo ayer que el juez federal Claudio Bonadio ordenó desalojarlo del piso de la senadora durante el allanamiento en Buenos Aires, calificó el procedimiento como “una farsa” y dijo que denunciará penalmente al magistrado y pedirá su juicio político y la nulidad del procedimiento.
“El juez dio la instrucción para sacarme del domicilio y hacer lo que les parezca. Están solos para hacer cualquier tipo de arbitrariedad”, dijo Beraldi, quien fue encargado por la expresidenta de abrile la puerta a la Policía Federal.
El gobierno dice que no hay persecución
La Justicia allanó los domicilios de Cristina en Recoleta y Río Gallegos

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.