“Arrancamos”

El gobernador Jorge Sapag se fue de vacaciones, pero el 10 de enero comienza a planificar el año electoral.El primer test será en Chos Malal el 29 de marzo. Las provinciales, para a primera quincena de mayo.



#

Foto:archivo

NEUQUÉN

Jorge Sapag regresará de sus vacaciones el 10 de enero y a partir de ese momento “arrancamos”, les dijo a sus colaboradores antes de la partida. El gobernador inició un paréntesis en la actividad oficial el viernes y, una vez finalizado el tiempo de descanso, se meterá de lleno en el diseño de la estrategia electoral, que será de tiempos breves.

Las elecciones provinciales serían convocadas para la primera quincena de mayo y no la segunda, como originalmente había sugerido el gobernador tiempo atrás. El primer examen será en Chos Malal el 29 de marzo, un lugar relevante para el MPN porque allí gobierna el candidato a vicegobernador del partido, Rolando Figueroa. Un tropiezo en la ciudad del norte sería para el oficialismo un comienzo para el olvido.

En el 2013 Sapag cerró un año complejo. Venía de perder las PASO frente a Guillermo Pereyra, un dirigente que nadie ignora en la vida interna del partido provincial y mucho menos en el universo gremial, desde donde ejerce un enorme poder de presión cuando las circunstancias lo requieren.

Con la conquista de una banca en el Senado, el sindicalista petrolero se colocó en un lugar amenazante para el proyecto de Sapag, algo que el gobernador pudo controlar recién este año con dos triunfos electorales consecutivos, en la interna por los cargos de conducción del partido primero y en la definición de los puestos electivos después.

Pereyra, que impulsó un frente con Jorge Sobisch para vencer al sector que lidera el gobernador, ya se encolumnó detrás del ganador, algo que hasta el momento no ocurrió con su exaliado, que sigue masticando la derrota sin dar señales de reconciliación.

En este clima de unidad con los protagonistas de mayor peso, Sapag se prepara tanto para enfrentar un año electoral por excelencia como para encarar el último año de su gestión. En el tiempo que resta será difícil divisar la frontera entre lo que es administración y campaña electoral.

Sapag volcará todo su esfuerzo para garantizar el triunfo de la fórmula del MPN que integran Omar Gutiérrez y Figueroa. Si finalmente se cumple el objetivo, el gobernador se prepara para ejercer un nuevo rol desde la periferia del poder formal.

Como lo reconoce en una entrevista que hoy se publica en este diario, Sapag quiere transformarse en el hombre consulta del nuevo gobierno si su partido se impone en las urnas. Y en ese caso lo será en todos frentes, pero seguro con mayor dedicación en temas que han sido centrales en sus gobiernos, como los vinculados a la política petrolera.

En cuestiones de energía, la semana que transcurrió fue breve pero intensa. Sapag participó en Buenos Aires de las negociaciones que terminaron en un acuerdo que persigue dos objetivos centrales: sostener el nivel de actividad de la industria y reducir el precio de las naftas el 5% a partir del primero de enero.

Dicen que esto se logrará con la aplicación de un conjunto de medidas debatidas con la intervención de todos los actores. Al acuerdo marco le pusieron la firma representantes del gobierno nacional, de las provincias productoras de hidrocarburos, de las empresas petroleras y de los gremios del sector.

Se pactó bajar en siete dólares el precio interno del barril de crudo y se determinó que los 77 dólares definidos como referencia a partir de febrero serán el precio base. También se resolvió moverse en el mercado internacional con el valor de referencia del crudo Brent, que algunos consideran más estable que el WTI, y se acordó achicar impuestos nacionales sobre las naftas, además de reducir retenciones a las exportaciones.

Sapag celebró el paquete de medidas que incluye también un plan de incentivos para las compañías que logren incrementar la producción de petróleo. El gobernador argumentó que con este modelo se pueden sostener los 126 equipos de perforación del país y, aun en un escenario complejo, incrementar la actividad con políticas que premian el esfuerzo a la mayor extracción con mejores precios.

Para Sapag este programa es el que permite continuar en el camino que conduce al autoabastecimiento y comparó el esfuerzo conjunto con el juego de la perinola, porque “todos ponen” algo para poder aplicarlo. El esfuerzo fiscal de la Nación está calculado en 2.000 millones de dólares y el de la Provincia en 500 millones de pesos, según dijo el gobernador.

El gobierno provincial defiende la idea de intervenir para morigerar los efectos del convulsionado mercado internacional del petróleo, que se vio afectado por decisiones adoptadas en la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que reguló el precio hasta poner en jaque las inversiones de los no convencionales.

Sapag explicó esta decisión en términos de “guerra comercial”, en la que Estados Unidos ya perdió 500 de los 2.000 equipos de perforación.

El gobierno también cierra el año con el frente gremial parcialmente controlado. El sector Salud es el más complejo de resolver y el que mantiene activo un prolongado conflicto. Pero la idea en el oficialismo es avanzar en el 2015 con buen clima social el mayor tiempo posible.

La administración de Sapag estableció acuerdos transitorios con las conducciones sindicales mediante la entrega de bonos de fin de año y la promesa de comenzar a discutir los sueldos del año próximo a partir del 14 de enero. Lo hizo con los docentes y demás sectores de la administración pública.

Los maestros pueden transformarse en frente de tormenta para las pretensiones del gobierno si no hay arreglo antes del inicio del ciclo lectivo. Sin embargo, el recambio de conducción en ATEN abriga cierta esperanza en el oficialismo de encontrar un mejor clima para la negociación.

Gerardo Bilardo – gbilardo@rionegro.com.ar


Comentarios


“Arrancamos”