“Así nos ven”: de la infancia al infierno

Dentro de las recomendaciones que tenemos para disfrutar en Netflix, “When they see us” (o, como bien indica el título, “Así nos ven”) es una de las más crudas e impactantes. Repasamos una historia que quedó marcada a fuego en la memoria norteamericana.

1989. Nueva York, Estados Unidos. Cinco jóvenes de 14 a 16 años. Una salida en grupo. Diversión y camaradería. La fría noche y un gran espacio: el Central Park. Y una terrible violación con una víctima que apenas puede respirar. Impotencia y dolor. Ellos eran negros y latinos. Estaban en el parque mientras el atentado ocurría. ¿Fueron los responsables? Mucho no importa. Estaban cerca. Y alguien debía pagar.


La miniserie de cuatro capítulos “Así nos ven” (“When they see us”) de Netflix, focaliza su atención en uno de los casos más infames y mediáticos de la justicia americana, conocido como “Los cinco de Central Park”: niños condenados a reformatorios, sólo uno -tenía 16 años- fue enviado a la cárcel a través de un proceso ímprobo y risible. Sin ADN, sin testigos, sin el reconocimiento de la víctima (sus terribles secuelas incluyeron el olvido total del suceso).

La única “prueba” eran grabaciones editadas de la tremenda noche en la que los policías instigaron a los jóvenes y los confundieron para obligarlos a mentir.

Este caso recorrió todos los medios periodísticos de EE.UU. y también del mundo, generando incontables polémicas. Posteriormente, recién en 2002, aparecerá el responsable, y la rueda comenzará a girar nuevamente; aunque, para estos niños hoy adultos, el tiempo y sus vidas, luego de muchos años de encierro, parecen haber perdido todo sentido.

La directora Ava DuVernay, aquí creadora y guionista también, ha demostrado a lo largo de su carrera una mirada única, no sólo en cuanto a la comprensión y empatía en general, sino específicamente por su raza y por las mujeres. Sensibilidad y un gran compromiso son parte de sus propuestas.


“I will follow” (2011), “Selma” (2014) y la serie “Queen sugar” (2015), con la producción de Oprah Winfrey, también productora en “Así nos ven”, son una demostración del talento y la capacidad de DuVernay.

Quizás tenga su paso en falso en su único encuentro con un gran estudio, Walt Disney, con “A wrinkle in time” (2018).

La directora elige contar la historia desde la perspectiva de los cincos chicos y su familia. Cada uno con una realidad social y económica muy similar, y con distintos universos familiares. Madres, padres, hermanos, abuelos, irán consustanciándose a su manera y acercándose o alejándose del acusado en el transcurrir del tiempo.

DuVernay apoya su cámara en cada rostro, les brinda una faceta humana que les pertenece y que no les fue permitida en el transcurso del nefasto juicio (en 1989), plagado de errores e inconsistencias que los llevó al hospicio. El guión, la reconstrucción de época con decorados, escenarios naturales, peinado, maquillaje y vestuario, son todos puntos destacables, como también la edición y la brillante fotografía.

El reparto recibió grandes elogios por sus interpretaciones.


Para contar la historia, la directora cuenta con un elenco exquisito, conformado por Asante Black, Marquis Rodríguez, Caleel Harris, Ethan Herisse, y el increíble Jharrel Jerome (“Moonlight”), que es el único que interpreta a su personaje de joven y de adulto; y cuya estancia en la cárcel es retratada con crudeza, pero con una gran carga de humanidad.

Jerome ganó el Emmy a Mejor Actor en una Miniserie o Película para Televisión por su desgarradora actuación, compitiendo con actores de la talla de Hugh Grant, Jared Harris, Benicio del Toro, Sam Rockwell y Mahershala Ali.

Además, la producción está conformada por un conjunto de grandes intérpretes como Felicity Huffman, Famke Janssen, Joshua Jackson, Blair Underwood, Vera Farmiga, John Leguizamo, Niecy Nash, Aunjanue Ellis, Logan Marshall-Green y William Sadler.

Quien se lleva la peor parte es Felicity Huffman en la piel de la abogada Linda Fairstein, Jefa de la Unidad de Delitos Sexuales de la Oficina del Fiscal del Distrito de Manhattan, que posteriormente sería fiscal de la ciudad de Nueva York y escritora de libros policiales, cuyo retrato es tan frío como desprovisto de todos los sentimientos que DuVernay le brinda al resto de los personajes.


La forma en que Fairstein se desenvuelve, con una velocidad de acción poco creíble y un accionar mentiroso y mecánico al presionar a los policías para que extraigan declaraciones risibles de los detenidos, genera un dejo de duda en el espectador. Las facetas humanas y contradictorias de cada personaje que el guión brinda, parece no alcanzar a la fiscal.

Claramente, en el proceso real, en el que todo se definió en una noche, la abogada realizó una pésima labor y su error arruinó la vida de cinco chicos y sus familias; pero, quizás, hubiera sido necesario una visión menos esquemática.

Como era de esperarse, la verdadera Linda Fairstein inició acciones legales contra DuVernay, Netflix y compañía en mayo del año pasado, cuando se estrenó la película.

Otro que también demandó a los creadores de “When they see us”, fue la compañía responsable de la controvertida técnica de interrogatorio policial, la Reid que es usada por los policías (y así ocurrió en la realidad) para que los chicos terminen aceptando un cierto grado de culpabilidad, coercionados con mentiras, acoso y amenazas.


El último tramo de “When they see us”, persigue las vidas de los cinco protagonistas, posteriores a la aparición del verdadero responsable del asalto. Cómo el fatídico episodio y sus consecuencias atravesaron a cada uno de ellos. Un hecho cuyas consecuencias fueron devastadoras, en muchos sentidos. Si bien todos tuvieron la posibilidad de seguir con sus existencias, las heridas quedaron a flor de piel, tanto en ellos como en sus seres queridos. Y también en la de aquellos que participaron, de una u otra forma, en el proceso.

DuVernay sostiene su visión en la injusticia basada en un color de piel. Y uno, como espectador acompaña el derrotero con emoción, pero con esa amarga sensación de que esa injusticia no tiene arreglo ni solución.

Por Alejandro Loaiza

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios