Aval de la AMIA al gobierno

El titular de la AMIA Abraham Kahul reconoció por primera vez que las pruebas contra la conexión local pudieron haber sido insuficientes para condenar a los sospechosos.



BUENOS AIRES (ABA).- El confuso episodio de los casetes que contendrían material inédito sobre el atentado a la AMIA (anunciado en su oportunidad por Kahul en compañía del secretario de la Presidencia Oscar Parrilli), pero que nunca aparecieron, parece haber quedado en el olvido. Ayer por la tarde, Kahul renovó las expectativas de que se pueda esclarecer el caso con las 1750 carpetas que la SIDE le entregará en los próximos días a la Unidad de Investigación Fiscal que conduce Alberto Nisman.

Así lo manifestó la máxima autoridad de la mutual judía tras la visita que hizo al despacho de Nisman para interiorizarse del funcionamiento de la oficina en su nueva sede ubicada en un edificio lindero a Plaza de Mayo.

“Conocimos el lugar físico que será el centro donde se va a investigar la causa AMIA. Se está constituyendo el equipo intelectual más importante desde sus comienzos con 40 profesionales que van a releer todas las actuaciones para atar cabos sueltos. Da la sensación de que por primera vez va a haber un equipo en serio”, afirmó Kahul ante “Río Negro”, único medio testigo del encuentro.

El dirigente comunitario elogió al Gobierno, aunque advirtió que “ya no se puede decir más nada sobre lo que hizo o dejó de hacer (Carlos) Menem. A la administración Kirchner le corresponde llevar a cabo esta herencia terrible, estamos ante la última esperanza de esclarecer la masacre”.

Tanto Kahul como Nisman, confirmaron el adelanto de “Río Negro” sobre la entrega de las carpetas de la SIDE (a las que ya tuvieron acceso algunos familiares de las víctimas), elemento en el cual confían: “Por primera vez información secreta y calificada se pone al servicio del Ministerio Público”, coincidieron en la reunión.

Desde fuentes judiciales se apuesta a que los datos contenidos en la documentación puedan despertar del letargo la causa a cargo del juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

Kahul por primera vez relativizó la actuación del Tribunal Oral que liberó a los sindicados como la conexión local del atentado: “Hoy hay que evaluar lo siguiente: para demostrar la responsabilidad de alguien hacen falta pruebas concretas y las mismas no fueron suficientes; pero como la investigación fue tan confusa, lo que se requiere es que otros magistrados digan si con el mismo material llegan a las mismas conclusiones”.

No obstante justificó la apelación ante la Cámara de Casación: “El atentado se cometió con un coche bomba cuyo último tenedor conocido fue Telleldín pese a lo cual el mismo quedó libre: ¿Otros jueces coincidirán con ese veredicto?”

Kahul pidió a la Unidad Fiscal que deje atrás la etapa del Tribunal Oral de “investigar la investigación”. “Si jueces y políticos entorpecieron la investigación, esta bien que a esa gente se la lleve al grado máximo de la justicia, pero la misión de la fiscalía tiene que ser tratar de conocer quien puso la bomba, quien la financió, quien proveyó el material explosivo, quien hizo inteligencia previa. Es decir, ocuparse del atentado”.

Desde fuentes políticas y judiciales confirmaron que el gobierno tiene la voluntad de que la Unidad Fiscal a cargo de Nisman sea la que encabece la investigación.

El titular de la AMIA manifestó su preocupación por la interrupción de la búsqueda de ex diplomáticos iraníes sospechados, decidida por Interpol.

“La fiscalía está interviniendo ante la Cancillería”, adelantó Kahul. Al respecto se va a pedir la intervención al ministerio del Interior.

Desde varias fuentes se aclaró que la oficina especial que conduce Alejandro Rúa no abandonó la denominada pista siria, especialmente la línea que lleva a Kanoore Edul.

El Estado asume la responsabilidad

El gobierno nacional asumirá el próximo 4 de marzo en Washington, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), “la responsabilidad del Estado argentino” en la causa por el atentado contra la AMIA.

El ministro de Justicia, Horacio Rosatti, y el canciller Rafael Bielsa, encabezarán la misión argentina ante la OEA que participará de la audiencia por el caso AMIA, que se celebrará en la sede de ese organismo regional.

Así lo informaron fuentes oficiales al explicar que el gobierno nacional “asumirá la responsabilidad por denegación de justicia en el caso del atentado contra la AMIA, en un hecho inédito en el derecho internacional público”. Asimismo, fijarán una serie de compromisos como potenciar el trabajo de la Unidad Especial de Investigación del Atentado contra la AMIA, a cargo de Alejandro Rúa, así como trabajar en conjunto con la unidad de fiscales.


Comentarios


Aval de la AMIA al gobierno